Alicia Zamora y el grabado

el

Marta Leonor González. Altamira, Managua. Su habitación le sirve de oficina donde prepara sus consultorías, es su taller donde crea e imprime sus grabados, el lugar está empapelado con sus xilografías, las paredes están forradas de expresiones artísticas donde cada una es una historia, una reflexión, es el lugar donde los ángeles de la imaginación la visitan y todo el espacio es transformado por su creatividad.

Alicia Zamora tiene 29 años. Muchas exposiciones de grabados y premios, entre ellos, uno importante el II Lugar de la V Bienal de Artes Visuales de la Fundación Ortiz Gurdián en el 2006, su reciente exposición en el Instituto de Cultura Hispánica de las Colinas en Managua, que refleja ese tesón de trabajar la gráfica.

¿Qué reúne tu nueva exposición de gráficas?

Mi nueva exposición se llama Neo gráficas, en ella muestro algunas de las gráficas que no he presentado en el país y han estado en exposición en el extranjero como en Guatemala y Costa Rica. Además, es una exposición que cierra todo un ciclo de mi carrera de 13 años. Es mostrar grabados grandes de una manera no tradicional, no es la placa impresa en un tórculo con una firmita y una edición limitada, sino que es una copia única impresa a mano y en un formato muy grande en tela papel que todo el mundo puede adquirir.

Presentaste en la inauguración un vídeo que refleja un mural pero “empapelado” , hecho en tu habitación. ¿Qué nos estás diciendo al público con esto?

El vídeo muestra muchos de mis grabados, que he realizado durante 13 años, en este periodo he descubierto que algunos muestran mutilaciones en rostros y cuerpos hasta la mitad, con el mural empapelado, lo que estoy haciendo es darle continuidad con lápiz, tiza, y armar la figura completa como un ejercicio de completar un ciclo de gráfica y completar un ciclo de producción, para entrar a otras obras en las que quiero incursionar en el vídeo.

Por otro lado, ante la imposibilidad de pintar en las paredes institucionales en las galerías, o los lugares institucionales de este país, utilicé mi cuarto que es el único espacio que tengo disponible, y lo empapelé con mis grabados, y lo saqué luz en vídeo porque es más completo por el movimiento y la fuerza que tiene la imagen.

Una de las piezas principales de la exposición es proyectar sobre la pared el vídeo de cómo se construyó el mural, donde pudo haberse realizado, pero no se pudo tocar la pared, porque es un espacio institucional.

También el vídeo tiene un registro de una acción, yo trabajando en mi cuarto en la cotidianidad, trabajando, yendo a comprar la tela, buscando los materiales, porque el arte surge del trabajo cotidiano y de la sociedad.

Murales de Octubre

Eres una defensora del arte público, especialmente de los murales. Con varios artistas pintaste murales sobre un mural de la revolución que fue borrado. ¿Fue como un rescate a la memoria histórica desde un concepto moderno?

Fui la curadora de los Murales de Octubre. Me interesa mucho la gráfica y comunicar cosas a través del grabado, pero me interesa los contextos y cómo van cambiando. En el contexto de los Murales de Octubre trataba con un grupo de artistas la memoria colectiva y la memoria de aquellos muros, haciendo resistencia pero 15 años después. Con los murales mi experiencia ha sido de curadora.

Los murales como las artes gráficas tienen ese sentido de transmitir con facilidad mensajes importantes sobre los entornos. El mural es arte urbano y lo ve todo el mundo y arte contemporáneo, llámese graffiti o mural tradicional. La gráfica, al igual que el muralismo, tiene esa facilidad de multiplicidad de la imagen, el mural trasciende la decoración de las galerías y comunica.

¿Cómo incursionas en el grabado? ¿Quién o qué te lleva de la mano?

Estudié en la escuela de Bellas Artes seis meses y me salí, en ese momento conozco a los integrantes del taller de gráfica Vagoni, justamente en una exposición hace 13 años en el Instituto Nicaragüense de Cultura Hispánica. Luego visité el taller que ellos tenían en Granada, así conocí a doña Ligia Sandino y a Javier Tercero, quienes me dieron la oportunidad de llegar al taller, ellos no tenían una escuela, tenían un taller de grabado y llegué a ver cómo se usaba una gubia, cómo se imprimía y después participé en unos talleres que dieron unos españoles, así me inicié en esto, ya llevo trece años.

¿Qué tal ha sido tu relación con artistas de otras generaciones?

Tuve la suerte de tener amigos y buenos contactos con gente como Aparicio Arthola, Raúl Quintanilla, Patricia Belli, en 1995 eran mis referentes, esta generación me enseñó a actualizarme, a documentarme, a tener más contacto en medio de la aridez de información de aquel momento en el país.

La acogida que en ese momento tuve del Grupo Vagoni, como la amistad con miembros grupos de generaciones anteriores, me ha permitido crecer. Fue una generación de la que me nutrí, tenía apenas 16 años, es importante reconocer el primer contacto con los artistas.

¿En qué influyeron en tu carrera?

Lo más importante que recuerdo que me dijeron es que si vas a ser artista hay una responsabilidad y más si vas a ser artista autodidacta, hay más responsabilidad. Hay que tener un conocimiento, no es que te vas a poner a pintar en tus ratos libres y hacer grabado. Hay que investigar y esa es la palabra clave en el arte.

El arte público

¿Cómo el público debe apreciar los murales?

En el caso de Murales de Octubre fue un fenómeno sociológico interesante, cuando el mural se estaba construyendo, la gente que pasaba era de todos los estratos sociales y era una admiración al hecho de estar tocando el muro, peor ya cuando quedó terminado, y comenzaron las huelgas de 6% y comenzó a crecer la vegetación y se taparon, inició el deterioro.

La responsabilidad de cuidar los murales no solo es de la Alcaldía sino de todos, la ciudadanía en general. La gente debe tener la cultura de cuidar lo público, aquí estamos acostumbrados a creer que solo las rotondas y las estatuas son arte público, por eso se perdió el muralismo que se hizo en los años 80 y principios de la década de los 90 que era el muralismo del enfoque social del arte público.

Además de su formación como artista te graduaste de socióloga. ¿Cómo combina la socióloga con la parte artística?

Tengo una formación sociológica y artística que me permitió realizar Murales de Octubre y otros proyectos como el taller de grabado que impartí en la casa de los Tres Mundos de Granada. En todos los proyectos y realización de mis trabajos he combinado sociología y arte, haciendo investigaciones y análisis de lo que me rodea. Igual he realizado otros proyectos en los que he encontrado ese enfoque. Mi carrera me lo ha permitido.

¿Cómo han sido estos años de carrera artística?

Ha sido enriquecedor pero difícil, porque no hay escuelas de arte. No me formé como una artística académica, pero después me doy cuenta que eso es una gran ventaja y que ser una socióloga académica y combinarla con ser artista autodidacta era lo mejor que me había pasado.

Como mujer me siento feliz de haberme dado cuenta en estos trece años que nadie te tiene que promover, la artista tiene que salir adelante, mi formación de socióloga me ha permitido gestionar proyectos y negociar con la empresa privada, con la cooperación internacional. Me ha ido bien porque tengo mi propio espacio, porque no dependo de partidos políticos, iglesia, el gran apoyo que tengo son los amigos y la familia.

La xilografía, los retos

Tu fuerte es la xilografía, pero has realizado vídeos y pintura con acrílico, en esta experimentación ¿cuál consideras que ha sido tu mayor acierto?

La xilografía es la que más manejo. Estoy incursionando con el acrílico y con el muro, no me estoy dedicando a hacer vídeo o murales, simplemente estoy experimentando, cómo el mismo grabado lo puedo filmar, o cómo el mismo grabado lo puedo hacer mural, utilizó otros medios para registrar el grabado. El grabado es la base pero experimento con el vídeo para darle movimiento y fuerza con la imagen, hacerlo más real. Todo nace del grabado.

Hace unos días impartes un taller sobre grabados, ¿qué tal ha sido la experiencia? ¿Qué expectativas tenés de este taller?

La experiencia fue enriquecedora, compartí y enseñé a jóvenes, pero en esto lo importante es que ambos, ellos y yo aprendimos a lo largo del curso. La idea del taller era transmitir lo poco que sé para enriquecerlo. Creo que son jóvenes con mucho talento y que necesitan desarrollarlo. Fue una experiencia muy buena.

Cómo artista ¿cuál es tu gran reto?

El gran reto es que uno no es un genio. Que uno no es una palabra mágica y que uno es un producto social, darte cuenta que no sos el gran maestro. Darse cuenta que uno es un ser humano más del planeta, el reto no es asumirte diferente o especial sino que sos una persona que transmite lo que vive, ya sea el arte o la literatura.

Otro reto en este país, es reconocer con humildad que hay un vacío, reconocer que no hay escuelas de nivel académico alto, y reconocer que la suma de esfuerzos está generando una nueva generación de artistas jóvenes, y generando un nuevo mapa institucional, de la cooperación cultural, de nuevos grupos artísticos.

Igual, otro gran reto es dar, no sólo quejarse y decir que aquí no hay ayuda, sino dar todo lo que podamos, con talleres, que los artistas no se vuelvan grupos aislados que sean todos hermanos, y trascender las diferencias y hacer todo un esfuerzo cultural y colectivo.
LEA MAS DE ALICIA Y SUS PROYECTOS DE GRABADO EN http://www.muralesdeoctubre.com/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s