Agenda del Desempleado de Juan Sobalvarro

el

Por Esthela Calderón.“Estoy acostado, pensando en lo fatal que es la vida. El tema es decepcionante y aburrido y me satura con una paz desquiciante. Pienso en el suicidio, en esa tremenda posibilidad que para mi ha dejado de ser un riesgo para convertirse en un poder”.
Así empieza uno de los 36 escritos que conforman esta magnifica producción de Juan Sobalvarro en mini-ficción. Narraciones que me recuerda en algunos momentos sin duda alguna el maestro de la mini-ficción que es Augusto Monterroso, narrador nacido en Honduras pero que a los 15 años se instaló en Guatemala y luego por asuntos políticos se trasladó a Mexico. Porque si bien Monterroso sustituía los nombre por los apócopes, Juan a los nombres de los desempleados los sustituye por códigos, estos relatos le dan cuerpo a lo que yo me atrevo a llamar La mini-ficción de la ira de una población urbana marginal. En estas mini-ficciones Juan no se escapa del poeta que también habita en él y va regando figuras literarias cargadas de provocadoras y enfurecidas frases como: aborta en mi presencia ideas antárticas. La gente tiene color de grasa y penumbra. El candor municipal era evidentemente cínico.
Y así va Sobalvarro contando historias de cada uno de los desempleados del archivo que ha construido quienes aparecen, (como afirmé anteriormente) bajo códigos, estos códigos están conformados por números y letras, es una lista de seres sin nombre por ejemplo: del desempleado H 896440, del desempleado R 354601, ellos van nutriendo la montaña de papeles que se engavetan o se tiran lejos de cualquier interés laboral. Normalmente o más bien nos hemos acostumbrado a escuchar hablar o hablamos de la pobreza y la miseria rural pero en este libro Juan nos restriega en la cara la otra miseria, la miseria urbana, esa que nos apura la mirada para otro lado y seguramente porque no se quiere recordar lo que un día fuimos. Todos hemos sido desempleados alguna vez, es más los escritores que estamos en la lista de los dichosos que conformamos el cuerpo de empleados, en verdad somos eternos desempleados de nuestro verdadero trabajo, somos también miembros de la lista de Juan, somos protagonistas al igual que las piedras en este libro puesto que si las piedras tienen su elegía, los escritores tienen Sin riesgos, el que empieza: “recuerdo cuando era escritor, cuando más que el acabado me importaba plasmar una porción de vida. Una cosa que se moviera por si sola” y continúa: “ahora no soy yo el que escribe, este texto fluye a su capricho y a lo más que ha llegado es a prestarle mis manos para su vivir. Lo lamento porque siempre he sido de la idea que así no se vale escribir”, las piedras representan lo duro del que queda sin trabajo, el silencio, la mudez de que busca trabajo sin tener ya palabras para pedirlo.
Agenda del desempleado es sin lugar a dudas el nuevo éxito literario de Juan Sobalvarro al igual que lo es Perra Vida memorias de un recluta de SMP, edición que se encuentra felizmente agotada, esperando la segunda edición. Algo que no debo dejar pasar con respecto a esta obra es que Juan nos da a conocer otra faceta suya ya que todas las ilustraciones aparecidas son de su propiedad.

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Martin Sobalvarro dice:

    Desearia comunicarme con usted ya que contamos con el mismo apellido, yo radico en Guadalajara Mexico y soy la unica persona aparte de mis hijas con este apellido, deseo saber algo acerca de la descendencia del mismo si puede contestarme se lo agradeceria enormemente

    Le envio un cordial saludo

    Martin Sobalvarro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s