Pinturas de Carlos Carvalho

Por Marta Leonor González. La puesta en escena de las pinturas de Carlos Carvalho nos evocan esa violencia escondida que viven las mujeres. Trastoca ese sentimiento que muchas callan. Su primera muestra que se inaugura hoy en Galería Códice, a las 7:00 p.m., reúne además una gama de grises ensortijados que nos gritan mensajes.

En estados de pesadumbre, tristeza, depresión y profundo dolor, los rostros que Carvalho ha pintado sobreviven a los conceptos de belleza que los medios masivos nos imponen, él agrega a este punto “Las mujeres viven la violencia a diario, lo que he tratado es trascender ese concepto de belleza de objeto sexual al que son expuestas y las muestro tal como son”.

Al respecto, también dice que la sociedad brasileña de la que es parte, aboga por un concepto de belleza más preocupado por la apariencia física, la moda, el consumismo, los eslóganes de la publicidad, pero en sus cuadros está presente esa belleza que él ha desentrañado, “mujeres que tienen una esencia en sus vidas y yo las presento con una belleza natural, única”.

De igual manera, Victoria Cleaver, embajadora de Brasil en Nicaragua, manifiesta que “Carlos, basa su obra entre la belleza y el sufrimiento que se manifiesta en la propia antítesis entre los rostros femeninos inspirados en la fotografía de actrices y modelos”.

En cuanto a estos rostros ocres pintados sobre carpas de camión, el mismo Carvalho reflexiona sobre el material en las que han sido expuestas “elegí las carpas por su misma historia, ellas siempre tienen algo que contar”.

A lo que agrega el pintor David Ocón, “procede de gamas cálidas y oscuras impregnadas en retazos de carpas de camión, extrae el soporte deteriorado por el uso de la intemperie, los rostros como metáforas que surgen de la penumbra, tal apariciones veladas inquietantes, presentes a través del pigmento muy diluido y suave, reposado con el cuido con que se aborda el dolor, donde sólo resulta el collage”.

Una obra pictórica en la que se reúnen y mezclan trozos de tela (tiras) a modo de cicatrices que a propósito son expuestas, en una suerte de remiendos, sobre algunos rostros como seña de violencia que rompe la tela, el rostro de la mujer sobre la pintura, la cara acuchillada de la heroína moderna.

Carlos Carvalho nació en Jundiaí, municipio brasileño del Estado de São Paulo, en 1981.

ROSTROS DE  Carlos Carvalho

 

 

 

 Por David Ocón. “Mujeres al borde de un ataque de nervios”, no, ajenas al film de Almodóvar, instaladas en estados de tristeza, angustia, depresión, sus rostros ante el observador reflejan en tonalidades verdosas, violetas, ocres, agonía de género o simplemente condición humana.

Gratificante es que Carlos Carvalho, nuestro artista brasileño no expone condicionado por el estereotipo mundial de país del carnaval y la alegría, ese cliché que cada año mueve a millones. Aquí vemos un conjunto desgarrado, unido por una pena secreta compartida, las causas no interesan, pueden ser múltiples porque importa en esta representación la voluntad de mostrar situaciones opuestas al acoso publicitario de la comunicación de masas obcecada por el objetivo del consumo apoyado en carnadas placenteras.

Procediendo de gamas cálidas y oscuras impregnadas en retazos de carpas de camión, extrae del soporte deteriorado por el uso y la intemperie los rostros como metáforas que surgen de la penumbra tal apariciones veladas inquietantes, presentes a través del pigmento muy diluido y suave, reposado con el cuido con que se aborda el dolor, donde sólo resalta el collage de tiras a modo de cicatrices o delineando contornos, costuras de hilos gruesos uniendo heridas y velos delicados extendidos cual tramas de luz.

Al lado del silencio, fuera del grito estentóreo tremendo, las imágenes condensan más sonidos, algo de la música del vals triste de Sibelius, danza de semblantes femeninos apropiados por el autor y hermanados con los temas de: Münch, Shegel, Lucien Freud, rostros que desde sus retazos o fragmentos se dejan ver y sentir.

Se oye una canción lejana: “azul, la mañana es azul, señal de que un día vendrás…..”., llora Orfeo Negro en la mañana de carnaval.

Galería de pinturas

[GALLERY=5]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s