El segundo cajón del aparador

Por Cristina Castillo Martínez

Cuando quiero llorar
me escondo en el segundo cajón del aparador.
Entre el arrugado mantel bordado a vainica
y un rosario de cuentas desgastadas.
Allí nadie ve que ha muerto mi sonrisa
ni el musgo, ya amarillo,
que brotó de mis solitarias manos.
Allí mis gritos se mezclan
con el fuerte olor a naftalina.
Y no hay ojos que reclamen respuestas,
miradas sentenciosas
que anuncien fracasos.
Allí, afónico el dolor,
termina por evaporarse.

Ilustración: Carlos Barberena de la Rocha. Migrantes, acrílico sobre papel, 1999.

Anuncios

6 Comentarios Agrega el tuyo

  1. topogenario dice:

    Qué tuani este escrito! Excelente. Felicidades.

  2. Lole dice:

    Directo y sencillo, muy buen trabajo. Os felicito por la elección.

  3. Mecker dice:

    Esta precioso este poema. Me ha encantado. Muy bien logrado en sus figuras y su intensidad.

  4. LA Cegua dice:

    Muy bueno muy bueno.

  5. En fragua dice:

    Que sinceridad. Muy bueno.

  6. Novodis dice:

    Una dosis de pesimismo sobre la existencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s