Como en campo de refugiado

el

Por Juan Sobalvarro

Trabajar en domingo. Debería existir un dicho para el domingo como aquel de “Los lunes ni las gallinas ponen”. Algo así como “Los domingos ni las putas trabajan”, pero mi drama es que no sé si las putas no trabajan los domingos y parte de mi puta vida es trabajar en domingo. Y es penoso como la vida, la necesidad de los tres golpes diarios, en cierto modo sí lo prostituyen a uno.

Al final de la jornada llega uno a la cueva con la idea de roncar a plenitud. Lo que ignoramos es que la madrugada dejó instaladas sus trampas y unos pasos lejanos casi inaudibles, una voz amortiguada por los muros o simplemente nada nos despierta como si alguien hubiera apretado un interruptor de manera irreversible. Pero no, es domingo y las cosas deben tener un acento distinto, un desplante ramplón.

Entonces es una tal Virgilia que canta toda la noche la que nos abre el zaguán del insomnio con su estribillo de desentonado impetu carnal: “Apoderate, apoderate, apoderate de todo mi ser”. El éxtasis es igual al que borrachos practicamos en altas horas de la noche en eventos más que paganos y con el mismo sinpudor. Pero la Virgilia oscila entre la vigilia y el sueño, trafica intereses entre el pasado y el futuro que si pueden se entorpecen el paso el uno al otro.

Hora de sacar la sumadora con ademán cínico, de restarle al día que se fue empréstitos por lo que de disimulado fracaso tiene en su simple pasar y acabar. Y abarcar en pleno y sin dejar escapatoria.

Y en ese ir y venir del sueño a la Virgilia, de la Virgilia a la pesadilla, de la pesadilla a la pesadumbre, se da el desbarajuste de luces que se cuelan por la ventana con una penumbrosidad calculada e intensiones insistentes de intermitencia y temblorosidad policíacas. Se da la mano pesada de sombra que tiene la madrugada, con perfiles de árboles que se pintan en la ventana, como si anunciaran la llegada del Doctor Caligari. Se da el escenario propicio para ser capturado por la Geheime Staatspolizei.

Pero es sólo la Virgilia, que no tiene corazón para el puto que trabajó en domingo, como una amante sorda y necia.

Y termina como los ebrios, ya no cantando, sino musitando al micrófono su ebriedad, su fe gastada en el exceso, con la música baja porque no sabe si seguir hasta morir o parar para olvidar.

Todo parece terminar con el alba o con el canto ronco de un gallo que prorumpe sin aviso. Pero es en el mero zipper que separa a la madrugada de la mañana que la Virgilia suelta la estafeta y la cede al pregón: “exquisitos nacatamales el cepolazo a veinte pesos, veinte pesos los nacatamales”. Entonces sí, sé que ya llegó la Geheime Staatspolizei.

Anuncios

7 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Luis sobalvarro dice:

    quien es o que es “Geheime Staatspolizei”.

    Creo que deberias escribir algo mas claro y coherente para nosostros los mortales comunes, ya que muchos escritos tuyo parecieran hecho a la medida de personas que son escritores o del mundo de la cultura militante, y habemos mucho que quedamos perdidos en la llanura sin enteder mucho de lo escrito o mejor dicho de lo leido.

    pero de todas forma hermano querido, sigue escribiendo y ampliando tus horizontes, aunque nosotros no entendamos mucho, pero si ten por seguro que siempre te apoyaremos, por que te queremos en puta.

  2. Rigobreto Mansell dice:

    vete a leer chico,.

  3. Juan Sobalvarro dice:

    Bueno hermano, un amigo dice: uno hace lo que puede. Pero, si se puede: uno hace lo que quiere.

  4. Antonio Irías dice:

    Me inmagino que Juan hace alusión a La Gestapo, la cual es la contracción de Geheime Staatspolizei, policía secreta del estado, fue la policía secreta oficial de la Alemania Nazi. Bajo la total administración de Schutzstaffel (SS), fue administrada por la Reichssicherheitshauptamt (RSHA) (servicio oficial de la oficina central del Reich) y considerada como una organización dual del Sicherheitsdienst (SD) (servicio de seguridad) y también una Suboficina de la Sicherheitspolizei (SIPO) (policía de seguridad). Establecida en abril de 1933 y disuelta el 7 de mayo de 1945 por orden del General Dwight D. Eisenhower.

  5. Ruth Sobalvarro dice:

    Queridos hermanos; Juan y José Luis;

    Hasta hoy leo el artículo y no es que sea muy culta pero me gusto. Me limito a apreciar lo que entiendo y con lo que me identifico.

    Juan, siempre me gusta ver tus escritos y definitivamente con muchos, muchisimos de ellos me identifico. Siempre digo: es una manera diferente de expresar lo que muchos sentimos. Una manera especial!!!

    Sigue escribiendo y sacando para todos nosotros, tu familia y amigos, todo lo que llevas dentro.

    Un abrazo.

  6. Ruth Sobalvarro dice:

    ah!!!! y si,

    SIGUE HACIENDO LO QUE QUIERAS, MAS QUE LO QUE PUEDAS!!!!

  7. Pina Saucedo dice:

    Juan:

    Te leo. Para mí es un privilegio haber podido llegar a leer esto: encontrarte, haberlos conocido.
    Nunca olvido aquella anécdota que contaste sobre tu promer encuentro con los libros en tu infancia. No sé si la hayas plasmado en un cuento tuyo, pero me fascinó esa historia tan llena de luz.
    Y bueno, además de comentar que me encanta lo que escribes y como lo expresas, deaeo agradecer que sigas haciéndo siempre -como dice Ruth más lo que quieras que lo que puedas… y ambas y más.

    Reciban abrazo desde esta lejanía tú y Martha Leonor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s