Un poema de amor para mi país

el

Por Frank Chipasula (Malawi)

para James

No tengo otra cosa que darte que mi rabia
Y los filamentos de mi odio atraviesan la frontera.
Tú, tú has vendido a muchos y a mí al exilio.
Ahora trasquilado de mentes preciosas, sólo cuentas
Con lo que las manos pueden hacer para construir tu ruinosa imagen.
Tus calles están paridas de hombres esposados
Y los tambores resuenan con las botas claveteadas de los guardias.
Te retuerces de agonía mientras los terribles gemelos, ley y orden,
Dictan la melodía por los densos túneles del alambre de púas.
Aquí, semana tras semana, los muros se disuelven y son tenues
La niebla se aclara y te vemos desnudo como
Un cuerpo que se empeña en encontrarse y no puede
Y nuestros corazones retumban con latidos de deseo o de miedo
Y nuestros sueños son capítulos quemados de tu historia.
Mi país, recuerda que no pestañeé ni me dormí
Mi país, nunca dejé que tu vida rodara cuesta abajo
Ni te miré pasivo, como a un auto manejado a lo loco,
Correr hacia el desastre, mientras el conductor lo abandonaba.
Los días han perdido su canción y su sal.
Nos sentimos hastiados sin nuestra risa y nuestra voz libres.
Cada día pensando lo mismo y descartando nuestras esperanzas.
Tus días son un metálico escándalo de grilletes
En los brazos de los hombres mientras son llevados a la ruina.
Sé que un día llegará para lavar mi pena
Y surgiré de la noche rompiendo en una canción
Como el sol, haciendo estallar estas pérfidas estrellas.

Traducción de Omar Pérez

El beso

-a la manera de Rodin, a la manera de Bloom-

Este beso de mármol nunca se gastará, nunca
Se desvanecerá de los labios de piedra sellados con dulzura.
Los finos dedos de piedra son alas sobre la femenina piel;
Las aves de sus manos vuelan sobre ella,
Suavemente filtrando el amor en el desnudo muslo.
Su cuerpo, al besar el de ella, súbitamente se despierta:
La música arde por sus venas, cada célula canta.
En los brazos fluyen un millón de galones de sangre
Que fluyeron por los brazos de otras generaciones.
Los labios de ella, habiendo leído con cuidado el cuerpo de él,
Descansan en el propio, leen el Braille de sus labios,
Las frondas de las manos abanican el fuego.
Mientras hacen bailar la antigua higuera,
Los dedos masculinos abanicando la llama que se encendió en la grupa,
Lo ungen aceites que se escurren desde un río secreto,
Recubriéndolo mientras a ella le revuelve el alma en un cuenco de carne
Donde sus vidas se funden y espesan para siempre—
En ambos extremos, allí donde con precisión se juntan
Vierte él en ella su turbulenta vida—
Sus lenguas avivan tormentas en sus bocas
Mientras ella lo lava con la suya,
La aguja de él danza en los surcos de la canción de ella,
Sus lenguas lamen canciones en sus bocas:
El doble beso duplica sus goces.

FRANK M. CHIPASULA es un poeta de Malawi, nacido el 16 de octubre de 1949. Graduado, con mérito, de la Universidad de Zambia, tiene una licenciatura en Escritura Creativa de la Brown University, una licenciatura en Estudios Afroamericanos de la Universidad de Yale y en Literatura Inglesa de la Brown University. Actualmente es Profesor Asociado y Profesor del programa Judge William Holmes de Estudios Negroamericanos de la Southern Illinois University en Carbondale. También ha enseñado en la universidad Howard, en la Tamkang University de Taiwan, en la universidad de Nebraska en Omaha, en el St. Olaf College en Northfield, Minessota, así como en las universidades de Brown y Yale.

También ha trabajado como Editor en Inglés para NECZAM Ltd, en el pasado la editorial nacional de Zambia en Lusaka y como estudiante de la Universidad de Malawi, trabajó como freelancer para la Malawi Broadcasting Corporation en Blantyre, Malawi.

En la obra de Chipasula destacan Visions and Reflections (1972), un libro innovador en lengua inglesa dentro de la poesía de Malawi, que fue seguido por O Earth, Wait for Me (1984), Nightwatcher, Nightsong (1986) y Whispers in the Wings: New and Selected Poems (1991).

En la actualidad trabaja en The Burning Rose: New and (Re)Selected Poems. Ha editado también las siguientes y pioneras antologías de poesía africana: When My Brothers Come Home: Poems from Central and Southern Africa (Wesleyan University Press, 1985), (con Stella) The Heinemann Book of African Women’s Poetry (Heinemann 1995) and Bending the Bow: An Anthology of African Love Poetry (Otoño 2008).

Su narrativa incluye las novelas In the Shadow of that Stone e In a Dark Season (en proceso). Sus poemas han aparecido en numerosas revistas literarias así como periódicos y antologías.

Pintura de Inés Rubiales

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s