Poemas de Raúl Orozco

el

Por Raúl Orozco

La homilía de dios

“Y seréis como dioses”
(Génesis, 3,5.)

Ahora están aquí. En este lugar
donde no existe luz ni existe tiniebla.
Este lugar, para de algún modo decirlo,
es el perfecto vacío. La nada. Nada
de nada. Nada, como ahora ustedes.
Doy mi palabra, con honor o sin él,
a ustedes que han venido en danza
impecable o insolente o pacata
alegre hipocresía que todo en la Nada
es innecesario.

¡Tanto luchar para alcanzar la Nada!

Y si alguien pregunta: ¿Serán
merecedores
de la nada?
¿Qué mérito o
galardón enseñan?
Yo le respondo: en verdad le digo: nada
de eso importa en la Nada. Los acojo
sin solemnidad, sin luces; sin
la gracia del fuego o del frío.

¿Para qué tanto como rezaron, tanta
oración ya reseca, tanta dignidad
perdida, con las rodillas en tierra,
contrariando, arrodilladores, su destino?

Ahora están aquí. En este lugar, donde
nunca verán sus mausoleos risibles,
ni sus cenizas como dinero guardadas
o esparcidas en el mar o en el aire.

Nada de eso verán desde la Nada.

Ni siquiera verán que son
un recuerdo borroso evanescente,
niebla en disipación, secada a puro sol.

Pero es la hora de la hora. Es este
un tiempo parado en seco, sorprendido
o burlado. Sin funciones definidas.

No puede destruirlos, pero tampoco
construirles un destino. Es un tiempo
ocioso; sin por qué ni para qué fluir.
Algo así como un destiempo. Una Nada
aullando por sus hermanos: otros tiempos.

Porque tienen que saber que hay muchos tiempos.
Tantos como cosas o seres existen. Así, hay
tiempos enormes
mínimos
desarraigados, tesoneros, testarudos
lentísimos
como una música que quisiera detenerse;
rápidos tanto como luz y tiempos perdidos;
de entre los tiempos, los más tristes.

Pero el que está con ustedes, ocioso, detenido, parado en seco
aullando, ése sí
pude ya perder toda esperanza. Igual
que la perdieron o terminarán, igual,
perdiéndola ustedes.

Porque han de saber que no tienen esperanza ninguna. Ni siquiera serán el caos o parte
de caos. Es tremendo. En su desorden
el caos actúa, tiene un alma. Caótica
pero un alma: la decisión de partir
hacia el desorden, a lo azaroso
de los encuentros y los desencuentros; a
los besos que rozan como viento y que se pierden sin alaridos ni suspiros. Caos que vuelve
al caos; pero vivos.

Pero ustedes, queridos; ustedes, queridas;
ustedes, queridísimos, ni derecho a los azaroso tienen; ningún azar afortunado podrá sacarlos
de esta Nada impensable en la que, para su dicha, no pensarán.

Les recuerdo, queridísimos que desde siempre
los recuerdo. Que los vi desde siempre. Que
vi sus virtudes y sus tareas; sus inexpugnables fortaleza y el cristal de sus debilidades.
Todo eso vi y estuve a punto de melancolía.

Los vi ante sus mártires postrados; los vi
pidiendo lo inalcanzable o arrancándole
a sus prójimos el corazón. Los vi
edificando altares y bancos
edificados sobre sangre. Y vi también
sus inenarrables  ternuras flotando
alrededor del dorso de sus manos. Los vi
entrelazar sus cuerpos y reproducirse,
intentando el escape del vórtice
que los espera a todos.

Sólo sonreí. Sólo quise descubrir
de dónde tanto afán. Ese que no tenían
cuando sin memoria, en la Nada, se acunaban
en este mismo tiempo ocioso, detenido,
parado en seco. Ahora
estarán en todas partes y en ninguna. Y
los observarán con ternura
desde todas partes  y desde ninguna.

Ustedes, que fueron lo que fueron, aún
sin memoria lo sabrán todo. Ya nada tendrá secretos. Y seréis como dioses.

Esto fue dicho aquí. En este lugar.
Donde no existe luz ni existe tiniebla.
En el perfecto vacío de la Nada,
mientras afuera zumba el Universo.

Julio 2004.

MÚSICA DE LA MÚSICA

Para solaz y disfrute de mis amigos

Pregúntenme oscuros sabios sobre el hombre.
Ellos que manejan ciencias exactas;
Que manipulan lentes enormes
Y maquinas que envidian
La perfección de un simple cilio
O el automático ajuste de los ojos.

Ellos que saben de energías
y cuántos y tecnotronías,
inquieren el secreto
sobre el que se levanta el hombre
y los otros seres y las piedras.

Ellos, modernos alquimistas,
baten morteros, trituran
pensamientos y sustancias
sin que aparezcan la vida,
ni las fórmulas de la vida.
Brota sólo asombro. La certeza sola
de que tras cada existencia hay más
existencia. Como si de la música
de la música se hablara.

Y me preguntan mientras miro despacio,
cortésmente observando su ambición
adiosada. Crispada. Engarrecida.

¿ Cómo decirles que todos somos Todo;
que es la muerte niña juguetona
que crece hasta la vida,
sin más felicidad que su alegría,
ni más juego que su juego,
ni claridad mayor que su sonrisa ?

Preguntan. Preguntan. Preguntan
y sólo puedo enseñarles una flor
o una estrella o la imagen de un sueño.

Se enfieran si señalo
la serpiente que se muerde la cola
o el rastro de un pájaro en el aire.

Sienten un rayo de sol y no se sienten sol;
ni escuchan, cuando crece, la fiesta
del musgo, ni ven la flor azul
que les guía de noche.

Y por eso, ¡ duro conmigo ¡, por inútil;
porque en mi círculo más íntimo
mi Yo canta para ellos, sin que escuchen.

II

Y LES CANTO:

Sin dejar de ser tú,
ser diferente de ti,
es ciencia suma.
Soberbia intuición.
Pez río arriba
que lleva su progenie.

Que el hombre se contraiga
hasta semilla; que brote
en vientre de mujer
y crezca desde allí
hasta hombre nuevamente,
es hacer la eternidad.

Tocarla, sentirla
en cada pulsación
como la sienten, pulsando,
las galaxias.

¿ Qué diferencia haber podría
a ustedes pregunto –
entre lo que somos
y el Universo vasto como el tiempo
y como él, sin fin  ?

Nadie es mejor que la amiba
o la paloma o la hoja de otoño
por el viento arrastrada. Nadie
mejor que gota de agua balanceándose
en la inmensidad del mar.

Canto y digo: hemos olvidado
que nuestro cuerpo ¡ todo ¡, piensa
como la piedra piensa
en su destino de arena
o como piensa la arena
más allá de la arena,
en las constelaciones.

Somos la inmensidad que nos espera.
Sin razones para ser otra cosa.

Noviembre 2000
Diciembre  2001

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Salvador Duarte dice:

    gracias, exelente poema.

  2. fernando Augusto Morales dice:

    raulito, raulito, muchos te extrañaremos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s