Mujeres solas y asesinas

el

Por Zyanya Mariana

Leo en las noticias del caso Paulette.  Una niña de 4 años, con problemas motrices, asesinada. Una semana antes la ciudad se había llenado de espectaculares pidiendo informes y recompensa a quien revelara algún dato, posiblemente un secuestro decían.  Hoy, aparecido el cuerpo, la televisión inunda los noticieros con el caso.  Pan y circo para olvidar que en Michoacán no se puede vender una vaca porque te matan por los pesos; que en el norte todos los días hay cabezas nuevas que aparecen en los antros mientras los militares, cada vez más impunes, matan familias, violan mujeres, extorsionan y roban al ciudadano común.  Se nos olvida que el 90% de los jóvenes rechazados de las universidades públicas no encontrarán trabajo y que seguramente alimentarán los ejércitos de marginalidad, narcotráfico y criminalidad.  Se nos olvida que sólo 4 de cada 10 mexicanos tiene seguridad social y que la inflación llegó al 4.97% este mes.

Sin embargo, a pesar de está descomposición nacional, que hoy desgraciadamente es estructural, quiero detenerme en esta pequeña nube mediática.  ¿por qué?  Mi elección es simple, poco puedo hacer frente a la época que nos sitia, poco frente al narcotráfico o la corrupción sistémica de las altas esferas, poco más allá de sobrevivir intentando la integridad cotidiana, la presencia frente a mis quereres o una especie de ética extraña frente a mis alumnos.  Nada extraordinario porque no soy Prometeo.  Sin embargo mucho puedo decir de las estructuras de género que se dan en mi país, particularmente a raíz del caso Paulette.  Al fin y al cabo soy mujer, mamá y hereje.
¿Qué onda con esa mamá? escucho decir en la escuelita de mi hija.  Me indigno en silencio, pero al leer que importantes articulistas afirman, diciendo que preguntan, que la madre de la niña Paulette se fue de viaje de soltera con un hombre (lo que la hace inmediatamente mala madre), que es inteligente, fría, calculadora (características que no son femeninas) y poco dada al afecto … me lleno de ira.  Por qué culpamos tan fácilmente a la madre, haya sido o no culpable.  ¿Si está sola y con necesidad de afecto deviene asesina?

Los sesudos articulistas, todos con prejuicios de género, que opinan del caso terminan llevando al lector a la falsa conclusión  ¡Esta mujer es mala!, prefiere irse de fiesta a cuidar a su hijita enferma. ¡Seguro es la asesina!  ¿Y el marido? Pregunto yo.  Acaso él está libre de toda culpa.  Cuando era niña y había pelea, entre dos primos o hermanos, mi abuela siempre castigaba a los dos inmiscuidos: Para que haya pelea se necesitan dos, afirmaba.  Para que haya infanticidio también se necesitan dos.
Mientras recuerdo que, según la CONAPO (Consejo Nacional de Población), en este país la mitad de las mujeres en edad reproductiva educan solas a sus hijos: el 11% por divorcio; el 17% por viudez; el 12% por abandono del hombre y el 60% restante por madres solteras.  Es decir la mitad están solas y la quinta parte son madres solteras.  ¿Dónde quedaron los hombres?  Ellos se fueron y nadie los condenó, no los acusaron de calculadores, ni de fríos, ni de inteligentes; simplemente se fueron porque son hombres “y tienen derecho a vivir y a que ninguna mujer les arruine la vida”

En realidad esta perspectiva no sólo es mexicana, pertenece a la historia de la humanidad pues los hijos han sido, bien o mal, labor de mujeres.  Mientras ellos se iban a la guerra de los siete o los 100 años, las mujeres criaban a los hijos.  Desde el paleolítico, las mujeres desarrollaron menos conos en los ojos para poder tener una mirada amplia; necesitaban criar a los hijos, cuidar el fuego, sembrar y alejar a los animales.  Los hombres, en cambio, tenían que cazar al mamut, así que necesitaban muchos de esos conos en los ojos para fijar la mirada.

Conozco, por experiencia, la importancia de la madre en la crianza y en la psiquis del adulto, así como en la casa y la construcción del hogar.  Antes ellas cuidaban de la hoguera, hoy del hogar.  Pero si por casualidad la mujer abandona a los hijos, si ella decide tener una vida de mujer, y no sólo de madre, parecería que todas las leyes la condenan.  Más aún si es inteligente.

Cuando dí clases en la cárcel de mujeres, la mayor parte de las alumnas inscritas habían asesinado a sus bebés, ellas cumplían una condena, ellos no.  Me parecía en aquel entonces, y me parece ahora, profundamente injusto, pues sé, que el cansancio del primer año de maternidad más una situación de violencia doméstica las llevó a desquitarse con lo que más amaban.

Lo curioso es que si ellos abandonan, no hay problema; si ellos se van y, de vez en vez, mandan dinero se les considera incluso responsables, y si van por el mamut terminan diciendo que ellos labraron a los hijos.

Extraño cuando afirman su paternidad con tanta devoción, los hay indudable buenos padres; pero en general olvidan que en su juventud frente a un embarazo no deseado suelen exigir el aborto.  No importa si es legal o ilegal, moral o inmoral, sólo importa “que la pinche vieja” no les arruine la vida.  En el caso del matrimonio el embarazo extra suele ser visto por las mujeres como una bendición, más allá del trabajo agotador que promete; para los hombres una carga, como si ellos fueran los únicos que trabajan.  Me percato que los hijos implican una visión de género, no en balde somos nosotras las dadoras de vida y ellos los que envidian amamantar.

Zyanya Mariana
Mayo y 2010

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. REACCIONARIO dice:

    MUY BUEN ARTICULO, NO ES PRECISAMENTE POESÍA, ES DURO CON MUCHOS HOMBRES (NO TANTOS COMO LAS ABANDONADAS) QUE SOLOS SACAN ADELANTE A SUS HIJOS, HABEMOS MUCHOS PADRES GENUINAMENTE OCUPADOS DE TODO, SI DE TODO PORQUE AHORA MUCHAS MUJERES MODERNAS NO HACEN LO SUYO. SALUDOS

  2. Siena Laguna dice:

    Esta muy bueno el articulo, nos educan para ser perfectas, dulces, modositas y resignadas …y cuando nos revelamos, entonces …nos acusan de “herejes”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s