Hayastan / Erevan

el

Por Gustavo Adolfo Becerra

En esa ola del Mar Caspio, en la única

ola de Mar que puedo reconocer

(de todas las olas de Mar que existen),

viene el Álbum familiar de Fotografías B/N

y el sonido azul de tus manos

sobre la Mesa, que nunca /terminé de sentir.

Podrían desaparecer tus manos, incluso

la mesa, pero seguirán estando ahí.

En esa misma Nube-Contención / todo

se ha disipado. La Materia ha perdido

peso y estatura. Pétalos de Rosas llovieron

sobre mis Hombros y los tuyos / y quizás

no lo supiste: el tiempo me ha llevado

hacia lugares de los cuales no saldré

vivo. Tampoco podemos eludir nuestra

responsabilidad en ese Encuentro.

Jardín-Negro a Escala. Y en esos sombríos

universos, consagro escritos y oraciones.

Sobre los Océanos de la Mansedumbre

navegan Buques-Cabeza de Cabra, buques

orientados al Transporte de Animales,

cargados con Lamentos, Verdades , Principios.

Aplicado a la Navegación la brea,

el Cerote-Tótem en la Juntura de los Dioses

cumple con su Oficio de Empapelamiento:

rasgado el Traje del Templo la acción

se traslada a la Quinta Plaza de Juegos.

Los Espíritus vuelven a protegerse

y se hablan al oído, mientras ruedan

las cabezas de los Ídolos-Pies de Barro.

Oteo el Aire como Lobo calzado

y escucho el mugido / mordido

entre los Dientes del Bosque, del Libro

sin Escritura que ahora se despliega

como una muchacha Viuda de sí misma.

Tú que has mantenido el Aire en la cornisa

canta este mugham – me dicen.

Somos Rostros Alados de una Vida

que se perfecciona (que vivió y vive), incluso

remedia los Hilos, refuerza Estructuras

y limpia con su Polen. Masa y energía

re-inventándose hasta el suspiro

universal. Los hombres-libros

se han escondido en las cuatro

verticales (y quizás fuiste uno de ellos).

Virtuosa sea la Correlación y el Relato:

todo ha sido memorizado. Proyects:

el silencio se pasea desnudo. Deja huella.

sobre la Playa de Aguas Invisibles. Nos habitan

otros Universos. Los hombres-libros

bebían agua de piedra y comían

aire de densidad harinosa / y efímera.

Perfeccionaron el silencio de la Materia

mientras los árboles flotaban. Fumaron lirios

secos en Tiempos de Cazería. Los Hombres-Libros

dejaron su Herencia a la Memoria Expandida

en quince volúmenes, que un día se desplegarán

hacia los Cuatro Norte de la Botánica.

Simples Ejercicios de Marinería pobre:

silenciosos sus cuerpos caminan

sobre el Agua. Cientos de siluetas

cruzan el Océano. Cargan en su Espalda

cruces, deuteronomios y lápices labiales.

Niña, has quedado  a la intemperie:

descalza de estos prodigios y alucinaciones.

Los Sitios Uterinos ya no están a tu alcance.

Cae desde Kavkazskiy Khrebet la Noche

setífera. El Gusano de Seda crea su Vía Láctea

por la cual navegará por los Siglos.

Lleno  de Orugas: siete fases de muda y el viento

inflama la libertad. También la disolución

de flema y alivio de espasmos.  Me asomo

al mundo: las crisálidas comienzan a moverse,

olor a algodón y tabaco viene de las biomas.

Sobre terrazos de cultivo: lino, sésamo y ricino

y el Arco-Iris que se desprende de tus Ojos.

Y se va de tus Ojos,  dejando palabras sin decir

y recuerdos sin vivir. Una Colina que sólo

se Enrojece con el Sol me espera con los Brazos

Abiertos. Mañana saldremos a la Caza del Esturión

beluga. Humean  las Viejas Casas

a orillas del Monte / donde los Abuelos

aprendieron el Síntoma y la Pérdida. El río Kubán

comienza su Trabajo y canta. Alza ahora su voz

para que lo escuche. Y vibro en sus humedales.

Aletean en la distancia más gris los Pájaros

anticipatorios de la Muerte. Y la mujer

vestida de Humo / sopla las Maderas

para que no entre la Polilla

ni la Bacteria a la leguminosa. Renuevo

contigo este Pacto Sagrado. El Convoy

de los Deportados vuelve a partir. El último

recuerdo que mantengo es la mano

que se despide: un Pañuelo Blanco que se Mancha.

Se triza y se mancha. Se mancha y sangra.

Ese Rumiar de venas, tristeza y rabia

muerde. Ese rumiar es la misma

locomotora que se apaga. Recordarás

ese momento durante toda la Vida:

cuando vayas en lancha, o esperes

en un aeropuerto o salgas a pasear en caballo.

Los que se han ido / se han ido para siempre

y en su lugar sólo el recuerdo del convoy

alejándose,  /llenando de trigales

o humo la páginas en blanco / quemándolas

y rehaciéndolas en una eternidad

que dura dos segundos de lectura.

Erevan- digo- y todo se llena de silencio.

Todo es silencio en la Región de Hierba-Corta

en Nagorno-Karabaj. También los tabacales,

los Ingenios de Algodón y los Mercados

de Pájaros capped wheatear Vivos, se llenan

de este Silencio: espeso, metálico,

ensordecedor. Me cubro del Sol bajo las Alas

de los que se fueron antes / por estos

bosques de Hayas, Nogales y Arces.

Somos de ese Ahí. Toda nuestra Sangre

circula en ese ahí: descubierto y con manos

limpias, el cielo protege a quienes te buscamos.

Aquí yace nuestro ahí, junto a nuestros

instrumentos de Labranza / que escriben

cartas para el Invierno herbáceo

que ahora se pasea en Paños Menores

por los Cementerios de nuestros Parientes.

Este es nuestro ahí: la seguridad materna

adosaba al muro común, la Música

modal con largos /espacios de ornamentación

recorriendo las Campiñas que florecerán

aunque nosotros ya no estemos en estos juncos.

Sonidos de kamancha y laúd al fondo del pozo

sólo para tú me escuches, herida miel,

golpeteo  el daf-pandero con Codo y Puño.

Comportimos el Cuidado del Nido,

mientras caminamos descalzos hacia Ararat.

Tres lunas: una menguante, dos llenas. Otra.

Semana de Luna quemada en la Mejilla,

curada con Alcohol de destripar corderos.

Deshollados de Pies / no hay Otro sino éste.

Somos Hijos y Nietos de abducción

violenta. Pastorea tus hambres en esa Travesía

humana. Los azerí cuidan sus rebaños de cabras.

Palabras como rebaños nubosos. Y en esos rebaños

escriben sus Poemas / como con Fuego.

Comamos acibadem kurabiyesi[1] y caviar

de esturiones. No estamos lejos. Escucho

rumiar el Vientre de la Madre. Quizás

espera con Carne sasonada con fenugreek ,

comino,  ajo, papricka picante. Quizás

nunca estuvo habitando / donde la Imaginamos.

Bebamos, hermana mía, hasta que el amanecer

se nos caiga de los Ojos. Bebamos

aki y ouso[2]. Otras son las Olas del Mar

de Marmara. El otomano lava sus dientes

con Cenizas. Hermana mía que bailas

en el harem turco, baila conmigo

esta noche de puñales. Baila en mi harem

de Sembrador de Nubes y cocinero de atardeceres.

Con cortes en la  Cara y en las Piernas,

pero hermosa como una Ventana de Prisionero,

baila sobre estos cristales / apagados,

sobre los Manteles bordados / antes que el hambre

te quite los oficios. Repara diques

antes que el Agua te convierta en Arena.

Entre Cuatro Verticales la Sombra

aumenta su caudal, hasta el cúlmine.

Podría decir a mi favor que escuchaba Voces

que me resultaban imposibles

de traducir, aún en noches estrelladas.

Escribo Labio y el Horizonte se Expande.

Ningún Equilibrio tiene la Porcelana Rota.

Quizás, a cada Raíz le corresponde una Primavera.

Tomó el Bus de las 11:00. Es lo último que supe.

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Gustavo: me gustan los hombres-libros, y las raices con primavera, hubo una a la que nunca le alcanzo la primavera…aunque la botanica sigue. Un dia tendras que hablar de tu poesia, de su hechura, y todo eso. Un abrazo
    Eugenia Toledo

  2. Gustavo: me gustan los hombres-libros, y las raices con primavera, hubo una a la que nunca le alcanzo la primavera…aunque la botanica sigue. Un dia tendras que hablar de tu poesia, de su hechura, y todo eso. Un abrazo
    Eugenia Toledo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s