Cada ciudad es un infierno en la garganta de Dios

el

Por Mario Martz D’León

Así la ciudad repite

su vida siempre igual.

Italo Calvino

Cada ciudad

es un infierno atorado

en la garganta de Dios;

antes de su fundación

sus habitantes

desconocían la ruta del Paraíso.

Ahora se habla

de un poblado lejos de aquí.

Se dice que el Diablo emigró

a otra tierra

donde hombres y mujeres

olvidaron sus nombres

luego que sus cadáveres fueran

expuestos en una película hecha polvo.

Fue discontinua la línea que trazó

el dedo índice de Adán

cuando hecho pájaro

comprendió que el cielo

era un caramelo de polvo:

No ha cabido

un solo instante

para entonar el himno solemne

de las madres suicidas

que perecieron en el estómago

de la ballena de petróleo.

Cada rincón de esta ciudad

bien podría ser

el escondrijo de algún niño

huérfano de miedo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s