La línea sobre el muro

el

Por Javier Alvarado

Ha venido a atolondrar mi sangre

A colocar ratas en mi bolsillo,

Algo que pite sordamente como un anillo enterrado

Un elefante en las muelas, un lingote de pesadas uñas

Esa angustias de enmascararse frente a los espejos

Y colocarlos al revés en las paredes del baño

Ese temor a demostrar que ya he nacido

Que el viento huye de mi madre desde su falda

Desde su canto unigénito que se esparce en corolas y semillas

El surco que agrietado hace subir el plenilunio de la rama

Fui recolectando las piedras para extraer de ellas su locura

Esa momentánea razón de ser un cayado de luz entre la niebla

Ese angustia del diálogo obstinada por imitar la voz del lobo

Esos que me lamen y temen entrar en la manía lupina de mi sueño.

Sucede que no llueve

Que no hay nadie

Que me han colocado una ajorca de perdices

Por ser el mejor esclavo,

El que muerde el ácido de los frutos

Para pertenecer al desamparo;

Me dibujan una boca para comer

Los racimos de la leche;

Han colocado mi sexo

Dibujado sobre el muro,

el muro existe y no existe nadie lo ha colocado.

Yo creo que existe y me dibujo un muro y una boca

La respiración de las putas que aún se oye en tu voz y en tu saliva

Ese lazo de Mafalda que te amarra

Su ratonera de vocales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s