David Robison: Escribo porque quiero tocar la vida de un desconocido llamado lector

el

Taty Hernández Durán, poeta y crítica literaria dominicana, entrevista al escritor panameño. PerspectivaCiudadana.com agradece a su autora el envío de esta colaboración.

El navegar por la red me hace entrar en contacto con infinidad de escritores y escritoras de toda Hispanoamérica. En esta ocasión he conversado con David Robinson- Panamá, 1960- quien es narrador, poeta y editor.

Charlamos sobre su concepción de la escritura, el hecho de comunicar como elemento clave de la misma y su visión sobre el movimiento literario actual en Panamá.

¿Cuándo descubriste la escritura?

Me parece que tuve un pre descubrimiento y un descubrimiento. El pre descubrimiento fue en mi infancia y adolescencia cuando se me desbordó la imaginación y comencé a tener historias en mi cabeza. Un día como por accidente esas ideas quedaron atrapadas en el papel. El descubrimiento en propiedad fue luego del contacto con tres escritores.

¿Quiénes fueron esos escritores?

Herasto Reyes que me señaló la importancia de la lectura para escribir, Jarl Ricardo Babot (mi maestro) que me enseñó que el arte es algo más que escribir y Enrique Jaramillo Levi que dictó un taller de creación de cuentos donde creo ocurrió mi final descubrimiento del arte de escribir.

¿Tienes un escritor de cabecera? ¿Quién?

En estos momentos tengo muy buenas conversaciones con Alfredo Bryce Echenique. Ese lío de Martín Romaña y Octavia de Cádiz me tiene fascinado.

¿Como concibes el hecho de la escritura?

Escribir es comunicar. Para escribir un cuento se necesita tener una historia que contar, implícita o explícita.

Entonces, ¿comunicar es una palabra clave en la escritura? ¿Por qué?

Sí, es fundamental comunicar algo, sino se está mal gastando cruelmente papel que bien podía seguir siendo un árbol.

¿Cómo catalogas las producciones de muchos escritores que no son digeribles al lector común?

Si no se comunica se está haciendo terapia, no literatura que no sean dirigidas al lector hembra (como los llamaba Cortázar). No significa que no estén comunicando. Simplemente su mensaje es elitista.

¿Por qué escribes?

Originalmente comencé a escribir por una disfuncionalidad en los canales regulares de la comunicación. Tenía algo que decir y como se me dificultaba hablar, escribía. Ahora escribo porque quiero tocar la vida de un desconocido llamado

En tu narrativa, ¿tienes temas, espacios y/o personajes preferidos? Hay un personaje sin nombre que se repite. Es un hombre atormentado por el vértigo que significa la existencia diaria. ¿Cuál es tu visión sobre la literatura panameña actual?

La literatura pareciese estar en eclosión: Hay una gran cantidad de escritores, lectores, promotores, gente interesada en el tema. También hay muchas publicaciones. Pero a veces me parece como que es pura curiosidad o ejecutoria para una hoja de vida.

¿Por qué pura curiosidad? ¿Piensas que no se escribe con conciencia en Panamá?

Para escribir no se necesita conciencia. Se requiere imaginación, sensibilidad, cultura y capacidad de observación. Precisamente la conciencia es un estado superior de compromiso con la literatura, va más allá de la mera publicación.

Eso de la publicación es relativo, la mayoría de las veces en nuestros países los autores no disponen de los medios para publicar. Esto me lleva a cuestionarte si en Panamá existe una política de apoyo a los escritores para que su obra sea difundida.

Para que exista una política tiene que haber un diálogo y alcanzar el consenso y eso no se ha dado en este país. Pero sí hay muchos intentos y movimientos aislados e inconexos entre sí. Aquí se puede publicar pero la promoción tiene graves deficiencias.

Háblame de la Casa de las Orquídeas.

Casa de Las Orquídeas es el nombre que utilizo para auto publicarme. El nombre me lo sugirió un amigo poeta, Martín Testa, quien al ver mi casa rodeada de aquellas flores, concluyó que otro no podía ser el nombre de la editorial.

¿Existen editoriales interesadas en publicar? ¿No tiene el autor que cubrirlas de su propio peculio?

Sí, el escritor tiene que cubrir la totalidad o un porcentaje del costo, pero el mercado del libro ha crecido. Ahora es más fácil vender un libro. Antes, encima de que pagabas para publicar tenías que regalar el libro si querías ser leído. Las ventas del libro han mejorado, pero aún no es un negocio lucrativo para el escritor, todavía es un negocio que marca pérdidas en su libro de contabilidad.

La palabra de moda acá es autogestión. Tengo dos años esperando respuesta de una editorial internacional y dicen que me publicarán el año que viene.

¿Existe un apoyo estatal para los escritores?

Algo, todo depende, como siempre, de la suerte y contactos de cada escritor. Creo que aquí hay la intención de apoyar, pero no necesariamente hay el recurso.

¿Realmente crees que existe la intención? ¿En qué te basas para decirlo?

Sí. En las declaraciones públicas hechas por los funcionarios. Por lo menos, hablan de eso. ¿Seré ingenuo?
No lo sé.
A veces quisiera serlo.
————————————————————————————————————
David Robinson
(1960, Panamá)
Poeta, narrador y editor

Creador de la Editorial Casa de las Orquídeas, la cual lleva tres títulos publicados: PARA SER POETA…, LA CANCIÓN ATREVIDA y ENTRE MÁRTIRES Y POETAS. El primero, una compilación de cuentos y poemas de diferentes talleres literarios; el segundo un libro de poesía del mismo Robinson; el tercero un libro de poemas del poeta Héctor Collado.
Ha publicado:
Vértigo (cuentos, 2001). Colección de 15 cuentos en los que el autor alcanza su plenitud en este género, Destácan cuentos como: “Los motivos de Castel”, “Triste bebida para los guayacanes” y “Vértigo”, entre otros.

La canción atrevida (1999). Poema donde, en diálogo no siempre fraterno, hombre y mujer exponen sus expectativas sobre la relación de pareja. La parte final del libro es un texto que enfatiza la existencia de la mujer de hoy, sin pelos en la lengua, liberada de todo prejuicio sexista, dueña de sí y librada de un pasado agotado por el machismo.

Soledades pariendo (1995). Segundo libro, esta vez de poemas y prosas poéticas. Es un discurso que busca resolver la telaraña existencial del individuo común y corriente. En conjunto, pareciera que tiene como objetivo demostrar las máximas de que un buen escritor es un buen hombre y que escribir versos es una de tantas formas de hacer poesía. Sencillo y sin complicaciones, hace mayor énfasis en lo estético y en el manejo oficioso de la palabra.

En las cosas del amor … (1991). Primer libro, marcado y dirigido por el instinto literario. La oportunidad de publicación es un nudo Gordiano, sólo se puede asumir con el filo de la espada; es un Rubicón que al cruzarse compromete con no regresar. En las cosas del amor es un conjunto de cuentos sin títulos, unidos por un narrador al estilo de Sherezada; su temática es ese montón de cosas confusas mal llamadas amor que terminan en frustración, y la simpleza que al final es amar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s