Esthela Calderón: “El primer humano era sordo”

el

HISTORIA

Por Esthela Calderón

El sonido de la primera palabra fue la de un árbol,
y los animales y las aguas respondieron.

El primer humano era sordo.
No escuchó el soplo de la corriente vital.

Desde entonces, heredamos la sordera.

de  Soplo de corriente de vital (2008)

LA QUE HUBIERA SIDO

Si me hubieran dejado construir
cada parte de mi cuerpo,
habría elegido la fortaleza de los árboles.

Mis pies serían esculpidos en Laurel
y mis piernas fueran dos troncos sólidos
en madera de Pochote
para andar sin cansarme por llevar
mi memoria a cuestas.

Mis caderas las moldearía
con el ritmo bronceado de Caoba.
Con ellas ahuyentaría la desgracia
en días y noches de indiferencia.

En cálida casulla donde crece el Cacao
convertiría mi vientre,
y par de fuertes Lianas mis brazos
para seguir fuera de mí, mucho más lejos,
agarrándome con manos de Guarumo.

Si me hubieran dejado construir
cada parte de mi cuerpo,
los colores variados de las plantas
y las frutas hubiera elegido.

Con el rojo del Malinche,
pintaría mis labios para el laberinto de batallas.
Me cubriría el cuerpo
con el color de los pecaminosos Nísperos.
Y dos semillas negras de Tamarindo
encenderían mis ojos.

El Guanacaste me regalaría dos orejas,
la Grosella una redonda nariz,
la Guaba almohaditas blancas para dientes.

Enredaderas de Catapanzas
con flores de Jalacate serían mi pelo,
y un dúo de pequeñas mandarinas
alegremente cantarían en mi pecho.

Si me hubieran permitido construir mi corazón,
lo habría tallado con la carne de un Roble,
las flores de todos los Madreados en mayo,
una rebanada de obstinados Cactos,
la tolerancia insufrible de una Amapola
y la frialdad con que miran las Orquídeas.

Si me hubieran permitido construir
cada parte de mi cuerpo,
habría elegido el adormecedor aroma de las flores.

En la queja de los Madroños
y en el vía crucis de los Corozos se volvería mi lengua.
Mi boca tendría el aliento de las Brugmansias.
Entonces, moriría transparente y despierta,
añorando el paso lento de una estrella,
yo, ahora imaginando ser la que hubiera sido.

Manojo de Siempreviva mi cerebro
y alaste flor de Avispa mi sangre.

de Soplo de corriente de vital (2008)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s