Marta Leonor González: “Juegos para escribir” una guía para un taller de literatura

Por Isidro Rodríguez Silva

Juegos de la Escritura (guía para un taller literario) de Marta Leonor González, publicado por el Foro Nicaragüense de Cultura, es un texto original, único en la historiografía literaria nicaragüense. Original porque, es la primera vez en nuestro mundo literario, nace una guía para un taller literario, como producto de la creación y posesión poética, a como confirma la autora: “Entre los juegos está el taller literario, una forma que permite interactuar con el mundo de la escritura, buscar dentro de nosotros mismos, universos pasajes escondidos donde navegar a través de la ficción”.

Y único, porque no es una guía literaria producto del crítico, sino de una poeta, una voz de la poesía femenina, que al igual que otras de su generación, han dado nueva vida expresiva a la gran poesía nacional, trastocando el yo lírico, como el de Marta Leonor González, que parte este juego de la escritura, el de su vivencia poética, el de desconstruir para construir con su palabra, estados afectivos, liricos, emotivos, desde un escondido rincón de su corazón: “ Sigo por el camino/ como una mujer que hila abismos/ que marca la hora de su partida/ Martillo las piedras que me dejaste/ luego las trago/ las guardo en mi corazón /como auténtico tesoro de mis días”.

Una característica es la función didáctica de este texto para la implementación del taller literario, basado en el aprendizaje de sus participantes.

En esta publicación Marta Leonor González, usa la didáctica como una disciplina científica literaria, que tiene como visión los procesos para la elaboración del poema, el aprendizaje en función del verbo poético, el uso del lenguaje connotativo, las figuras literarias que violentan el lenguaje mismo, recordemos la metáfora que utiliza Darío en el poema dedicado a Salomé: “llueve sangre”. Existe pues un contexto pedagógico, en sus dos contextos; enseña a pulir el verso por ende el poema mismo y educa, en cuanto fortalece los valores humanos a través de la creación poética y el gusto estético.

Otra característica que debemos de valorar es la propuesta que hace Marta Leonor González, cuando un tema, como el juego de plabaras, (Guía para un taller literario) lo convierte en una nueva experiencia por medio del aprendizaje, modificando las habilidades, destrezas, conductas y valores de los participantes, especialmente de los jóvenes poetas.

La autora lo destaca cuando afirma: “De creación y ejercicios a desarrollar durante los encuentros, lo La propuesta conlleva en cada de los apartados definiciones, ejemplos, actividades que propiciará la práctica y el adiestramiento en la creación dentro del taller”.

Con un método didáctico nos lleva de la mano al estudio poético que conforma el poema: verso, ritmo y rima; así como las figuras literarias que más se utilizan en el poema: metáfora, hipérbole, onomatopeya, hipérbaton y anáfora, logrando por medio de la instrucción la experiencia estética del discurso poético. Relacionando el taller literario con la educación y el desarrollo personal, principalmente a una constante motivación hacia el ejercicio literario con el juego de palabras y la búsqueda de nuevas relaciones con su medio ambiente y su contexto social.

Cuando la autora afirma: “De igual forma, los módulos servirán para lalectura, análisis e interpretación de poemas escritos por los integrantes del taller. Desarrollar la capacidad creativa y crítica del estudiante al punto que le permita ejercer el oficio literario con la seriedad y el compromiso que éste exige”. Esta relación entre escritura y lectura, nos dice que para escribir poesía es también necesario leer bastante, por consiguiente nos lleva a la lectura como desarrollo del pensamiento, es decir, de una lectura compresiva, a una crítica, para concluir con una lectura creativa.

A su vez profundiza el nivel de la lectura interpretativa, en cuanto analiza, sintetiza, compara, abstrae, discrimina; para después terminar en una lectura aplicada, una vez interpretado el conocimiento poético, es aplicado a su vivencia personal, donde valoriza, busca la comparación y el contrate, la causa y el efecto. Como asegura Francisco Bautista Lara, en su epílogo Entre autores y personajes: “Lectura es placer, conocimiento, descubrimiento, interiorización, imaginación y creación”.

En imagen y palabra, Marta Leonor González, nos conceptualiza su relación intrínseca. La poesía es imagen, en cuanto crea un todo poético, sustancial y orgánico. Cada verso, figura literaria producto del yo lírico, nos lleva a la construcción de esa imagen mental e integral. La imagen poética es el significante de un todo que parte de un signo y se vierte en símbolo por medio de la palabra.

Pero lo más importante con que finaliza este texto Marta Leonor González, es que en lo cotidiano está la poesía. Ya lo dice el poeta paraguayo Gilberto Ramírez Santacruz en su poemario Canciones de amor y libertad:”Si digo pan/ y mi poema no convoca/ a los hambrientos a la mesa/ es porque la palabra ya no sirve/ y la poesía exige otro lenguaje”. Es por eso que: “Todo aspecto de la vida es materia para la poesía”, concluye Marta Leonor González.

Entremos a este taller literario, a este juego de la escritura, por que las palabras juegan, y nos golpean, nos emocionan, nos llenan de vida, tal vez de un dolor vivo o de un amor que nos explota en dulzura. Porque la poesía es memoria, dice Salomón de la Selva.

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Fabrizzio Sagett dice:

    Donde puedo comprar un ejemplar de este libro?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s