“Hay que ser prudente al acercarse a la bestia”

el

Poeta salvadoreñoPor Pablo Benítez

Travesía de las bestias

Se sabe que en las zonas secretas de las tierras cálidas habita una bestia telúrica muy parecida al buey que veneran los sabios orientales.

Su aspecto no causa a los hombres aversión o temor. Sus movimientos son sosegados y bondadosos. Su voz profunda y carrasposa es agradable a los sentidos, pero sus cuernos como de carnero son letales si su furia crece.

Se rige por la disciplina de los astros, como nuestros padres lejanos, y, como el eliphio, solo se aparea al amparo de la mandrágora y en dirección al Edén perdido.

Hay que ser prudente al acercarse a la bestia, su corazón es amplio, pero la perdición y el vicio le acompañan.

Entre los pastores, dos años antes de la debacle, el profeta ha dicho: “Este mundo es semejante a las regiones ocultas donde moran las bestias, cada uno debe conservar su prole”.

 

 

Miedo

breve sueño el que nos queda
la noche tiembla
retumba en las paredes
un ruido de cuerpos

si Rubén estuviera,
tomaría agua
o fuego
y encendería la luz
para observar,

fijo,
el movimiento de los muertos

pero el agua es escasa,
la sed nos cubre,
el hambre fermenta

en esta terrible caverna,
ochocientas osamentas están bajo las piedras

es la señal de la tiniebla,
habrá que mantener abierta la puerta

De Después de la nada

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s