Retales

Anna Aguilar-Amat

Anna Aguilar-Amat

Yo, una mujer con cinco patrias
que convirtió a niños en hombres y a hombres en niños,
escribí todos mis versos de amor para
que mi príncipe azul se enterara de que
todavía no me había localizado.

Es un pena.

Ni todos los hijos del caballo de mar llegan a viejos,

ni todos los escritos llegan a su destinatario.

Y aún os diré más:

Robert Cappa no existió nunca, la foto

del miliciano moribundo era un montaje,

el Beso de Doisneau no era amor

verdadero. Que el amor verdadero es

para el cuerpo y el alma, y la sombra.

¿Opinas que los reyes son unos delincuentes

y me llamas princesa?

¿Y esto del cumpleaños?

Todos los años te pasa una vez.

¿Para qué desear, si no sabes si es bueno?

Y el clima que cambia, y que no ha habido invierno

pero leña un montón.

Que tus metáforas de segundo grado son

como quemaduras.

Júntame el anteayer con el ayer y el hoy con el mañana,

que el vacío de ese vaso no se vuelve a llenar1

si no bebes de nuevo.

Camina despacito. Paso de buey.

Vista de lince. Diente de lobo. Y hacerse el bobo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s