Del grito

el

Por MANUEL GARCÍA VERDECIA

¡aaah! Nunca sabremos luchar contra ese grito que resuena
dentro de nosotros mismos.  Ceslaw Milosz

Y ¿qué es ese grito? ¿es el fragor del desconsuelo? ¿es ruido de afanes que se quiebran
huesos que se rajan    leña verde de vida que cruje al quemar?
¿es nuestro ser que ya no puede más y estalla? o ¿viene de más allá
de los otros    suma de los desatinos  las pesadillas    los espantos   pasa
por nuestro pecho y amplifica el rumor de tanta sangre vilipendiada y traicionada?
el destino muele sueños    ansias deseos  y fabrica este cruel estruendo
que no nos deja mirar serenamente la mañana o estirar la mano a la lisura del aire.
el grito es un intento de ordenar la vida. un temblor de sentido que
quiere hallar su acomodo.   la existencia es un mulo que ya no puede
con su carga y la suelta o revienta.
todo empieza por un grito: big bang o llanto.
gritan la parturienta   el recién nacido     el condenado    la conciencia del verdugo
el moribundo   la impotencia del médico    el resuello del que no le
queda vida y el vacío del que no halla la muerte.
¿acaso este suceder de miserias y renuncias    esta codiciosa
acumulación de horas    días    meses vegetales   este constante
reemplazo entre el clamor que estalla y el afán que se junta e se atraganta   puede entenderse
soportarse sin el alivio de esa nota desgarrada?
no podemos acallar el reclamo de nuevas ansias, las protestas
de nuestras penas, el quejido de nuestra indefensión.
el grito es un latido    monocorde y desafinado    pero indicio
de que aún manda la vida   seña desesperada que envía la esperanza.
ese grito no es grito    es un conjuro para redimirnos del espanto.
a un fragmento de columna

Fragmento de columna roto y disperso

tú que fuiste sostén del templo
gracia de quienes te alababan erecto
confianza de quienes trasponían la arcada
¿qué haces ahora perdiéndote en el polvo
quién te dio el zarpazo terrible
por qué tú creado para mirar al cielo
secretas ahora con la tierra
ya no más entre luces y admiraciones
sino entre hojas   hormigas y lagartos
ya no más sostén   ya no más?

14/12/97

 tiempo de prisa

lluvia del tiempo ¡apura ya tus pasos!
levanta paredes de agua
difumina estas huellas
en la playa de mi memoria
la señal de la mentira
el beso del falso amor
la caricia del miedo
el anillo del odio
lava la usurpadora imagen
que aferra en mi retina su gobierno
deshaz en lodo los caminos a ella
disuelve la lujuria con que cautiva
arrasa con sus ardides y señuelos
vuélveme cristal  madero  guijarro
arrástrame a los ámbitos
donde todo es siempre
donde todo es nunca
donde sólo habitan
los turbios remolinos del olvido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s