DE TARDE

POR JOSÉ PULIDO

DE TARDE

En un resquicio brusco la paloma casera
picotea las sombras debajo de sus alas
y en su nervioso cuello se refleja la espera
como si todas las horas fueran malas
el corazón de mi mujer se altera
con la distancia luminosa y toma
la tarde chamuscada en primavera
picotea la nostalgia y se vuelve paloma
antenas que se mecen sin asombro
pueblan el aire encima de la vida
cual osario que guarda la señal de la cruz
se retrasa un instante la partida
porque el sol se coloca sobre el hombro
el cadáver morado de la luz.
BARRIO DE ÁNGELES

Jorge mató a Wilmer
Pedro mató a Jorge
Leandro mató a Pedro
entre cinco acribillaron a Leandro
y también murió
con un huequito en el pecho
y el plomo rebotando
entre las costillas y los pulmones
la niña Belkis
quien jugaba íngrima
saltando compartimientos
de ilusión y de tiza
allá va la madre de alguien
gritando
que quien trajo esas pistolas
que no hay papas
que no hay frijoles
que no hay solución
que no hay felicidad
pero hay pistolas
entonces un ángel baja
seguramente que han encargado a un ángel
para que descienda
sin hacer bulla
con sus plumas y sus blancuras
a buscar el alma de Belkis
y desde un poco mas arriba
de la valla de cigarrillos
el ángel mira el cuerpo de la niña
servido en su propia salsa
ketchup Martínez
¿y donde está el alma?
no encuentra el alma de Belkis
ni un soplo, ni un halo, ni un ectoplasma
el alma inmortal
llegan la policía y el forense
¿dónde está el alma?
te lo he dicho mil veces, todos los días,
que no se juega en el callejón
ahora no hay alma
el ángel va a perder su tiempo diamantino
por esta falta de consideración
el alma debe ser una especie de vapor dorado
una nubecita perfecta,
una cédula de identidad luminosa,
búsquenla por favor
el alma de Belkis Martínez
esa niña descuidada
que ha dejado a su abuela sin más ni más
y ahora ni siquiera
el presidente de la república sabe
quien va a ver
la telenovela conmigo
todas estas largas noches
que le quedan al municipio.
MUCHACHA

El virgo de la esquina
salió a pasear
así la llaman
hombres arracimados
que estiran sus pescuezos
aunque jamás
encarnarán al cisne
hombres
que dejan caer la llave inglesa
grillos asomados
por la grieta vaginal del trópico
ojos que cortan con el parpadeo
al sentir el golpe de los muslos
galopando la seda del vacío
yegua cardíaca
muchacha en la brisa
venus transitoria
antílope de luz
que todos quieren atrapar
en una sensación
de espesura solitaria
donde se puede romper todo lo que gime.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s