Peces de madera

 Ilustración de Steven Kenny
Ilustración de Steven Kenny

Por Silvia Castro

Laica

Yo tengo una perra con un solo ojo

como la de Cartier Bresson.

Ella no captura el instante

sino la mitad.

Tus manos en alto

se vuelven una sola

que muestra la palma.

Yo te apunto con mi Laica.

Ella le ladra al futuro

que pasa por tu mano.

Es un viaje del azar que no se detiene con Dios.

Tu mano se ha vuelto inmortal

y yo vivo en la mitad de tu vida.

Estás detenido en el espacio.

Laica te mira a través de la burbuja de vidrio.

Vamos a casa, te dice,

no todos los perros van al cielo.

La burbuja brilla como la aureola de un santo,

pero es sólo casualidad.

No se puede rezar con una mano sola.

 

 

Fotos en escala

La bruja que barre las líneas de Nazca

sabe que el mal de altura

no es esa paja que vuela

sino la tierra

que nunca se acaba

 

 

Silvia Castro
Silvia Castro

Fotos del río

I

en el filo del hacha asoman

las patas cortas de la profundidad

una red de madera flota

y se sumerge

para tomar del agua

su respiración

de un cabello del río

penden los palafitos

peces de madera

con su ropa tendida

techos del río

donde se apoyan

los humos del hombre

II

no nacemos con el mismo agua que morimos

las hachas comen con sal

la confianza del árbol

ahora que perdimos la inocencia

sus valvas abiertas nos cubren

es preciso remontar

río arriba

el brillo del metal

el filo es nuestra carta de navegación

sólo la lluvia devuelve al agua

lo que es del agua

Timón

I

no un mascarón de proa

un timón

poderoso

sumergido

inútil

sin su barco

como todo lo puesto de lado

según el rumbo

visible

sólo en dique seco

II
el agua se oculta en el filo
el crimen perfecto

es el arma que se diluye

III
la vista desde un timón

un sin sentido

el mar

un pájaro en su ala

el destino

una jaula de madera

IV

no hay peor ciego

que un fiel

los platos se deslizan por la escora

nuestro reino es el vaivén

el peso del hambre

en el ojo de palo

V
una melodía a medias

lo que acuna una balanza

para pegar un ojo

debajo del parche

ella nos toca de oído

nos toca de canto

somos tuertos de la mano

demasiada melodía

para un ojo solo

VI

la vista se pierde en el mar

a babor

el ojo sano

a estribor

la oscuridad

a babor

lo vivido

a estribor

lo que queda por vivir

un carajo

el castigo

por lo visto

es el presente

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s