ALANA

Comiendo papayas_Rolando Rojas
Comiendo papayas. Rolando Rojas.

Por Yelba Clarissa Berrios Molieri

En bosques gelatinosos
florecidos
a veces humeantes
tus eolos descurten las heridas.
Oh inmensitud de bajeles que hacéis surcos de victoria
en mares amoretonados de carcomas.
Ay de la inmensidad de las angustias
para las que prestas tu espada al tiempo
la nunca cuchillada impensante
la clemencia escuchada.
Fulgor inextinguible el de tu frente
no para ser besado sino para ser
peana de laureles.
Volcan túrgido de lavas sanadoras
que estallan en sueños que cantan
acunada por las nalgas del sol
desde el albor hasta el tramonto
tú línea misma de horizonte.
Panorama iridiscente
benditas tus manitas
acurrucadoras de pájaros sin vuelo.
Bendita tu risa de tinaja de barro
rebosando de frescores de agua
matando sedes.
Tu mirada de libélula siempre metamorfoseándose
espadeando los contrarios vientos.
Hora que marca el gerundio fecundo
manos que colorean mapamundis
sin colores ni razas.
Bendita gabacha blanca
que acunas medicinales alas.
En León de Nicaragua, a los dieciocho días de mi Navidad en abril.
Dos mil trece, año de Nuestro Señor.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s