Palomas equilibristas, de Marta Leonor González

373134_gorod_fontan_golubi_2560x1440_(www.GdeFon.ru)Por Luis Alvarenga

Este poemario posee la gracia propia del sueño desbocado, la inocencia de la humedad de la tierra. Lo que permanece es la fuerza, la contundencia de la palabra. La rabia es una forma de la ternura; la ternura es una forma de la tensión de caminar en equilibrio. Suena de repente como una carta enviada hace mucho, que fue perdida por Miguel Strogoff y que te la entregó doscientos segundos antes y que al abrirla embriaga y da un golpe con la fusta para sacar una música nunca antes oída, que logra por fin abrirte el oído sordo. Huye, escribiendo hacia la luz o cabalgando hacia la negritud más profunda, mientras todos duermen. Sueña.

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s