JAVIER ALVARADO, EL BARDO QUE PONE A PANAMÁ EN EL MAPA

bsaires5
Leyendo el poema Ofrenda de Cebolla en un mercado, junto a Graciela Aráoz y Fernando Noy.

Por Egbert Lewis, Diario Panamá América

Día D: ¿Qué novedad nos puede contar sobre su reciente participación en la Feria del Libro en Argentina?

Javier Alvarado: Quiero empezar diciendo que me sentí maravillado y atrapado en la ciudad de Buenos Aires; con un deseo de quedarme y cuando me devolvía tenía esa sensación de que dejaba cosas por hacer. Sería como para vivir un tiempo y sacar provecho a la vorágine cultural que vive ese país y a diversas manifestaciones artísticas que pueden nutrir tu arte de alguna manera. Me encontré con panameños que han ido por trabajo y se han quedado viviendo allí. Te cuento que me hospedaron en el Hotel Castelar, donde vivió una temporada Federico García Lorca, qué maravilla! Tengo que agradecer infinitamente a la poeta Graciela Araoz, quien determinó y tramitó mi participación en el Festival Internacional de Poesía y en la Feria del Libro de Buenos Aires con la Embajada Panameña y a la aerolínea COPA, quien ya en varias ocasiones me ha apoyado. Era la primera vez que Panamá participaba en ese cónclave de poetas y también me sentí panameño y centroamericano. Se pueden hacer proyectos en conjunto y sentir que los poetas y el público en general tenían avidez por Panamá, eso fue algo maravilloso, allí se puede hablar de novedad.

Día D: ¿Qué reacción hubo en torno a la disertación que hizo que se tituló “El Canal de Panamá a través de tres esclusas: novela, poesía y teatro”.

Javier Alvarado: Créeme que en un principio estaba algo preocupado por el tiempo, ya que la disertación ahonda en tres géneros literarios y el tiempo era contado en la sala Roberto Arlt y también estaba la ponencia de Carlos Wynter Melo. Hice un recorrido a través de la historia del Canal y me emocionó leer los poemas, las tramas de las novelas y los diálogos teatrales. Después de terminada mi disertación, la gente se me acercaba diciéndome que les había transmitido esa emoción de los panameños y se nutrían de algo desconocido para ellos. La gente no tiene idea de lo que el Canal ha significado para nosotros y lo que continúa siendo hoy día y los géneros literarios han ido acrecentando esta vertiente.

Día D: Si bien el Canal fue el hilo conductor de esta charla, en los tres géneros en que lo abordó, ¿hubo alguno que destellara sobre el resto? ¿Cuáles fueron la principales conclusiones a las que arribó?.

Javier Alvarado: En la poesía me atreví a ahondar más y sobre todo en la Generación del 58 y leer poemas de Miró, de Korsi como antecedentes y luego sumergirme en Diana Morán y otros más. Pedro Rivera en una ocasión me manifestó que las páginas de su generación estuvieron escritas y manchadas de sangre. Hay mucha historia convulsionada en los poemas de este periodo y pienso que aún se puede explotar el tema, que es ubérrimo en todas sus aristas. De la novela sólo me atreví a mencionar tramas y temáticas; el más abordado, fue por decirlo así, Joaquín Beleño y en teatro: Frank Spano y Raúl Leis, con las obras Gauguin y el Canal y El Puente.

Día D: La Feria del Libro de Argentina es inmensa, no sólo en espacio físico, sino también en su duración. Usted estuvo ahí más de una semana, ¿cuál fue el principal aprendizaje o experiencia que tuvo?

Javier Alvarado: Pude obtener como aprendizaje lo que se puede lograr con el tiempo y visualizar esa realidad de una feria tan enorme, tan visitada, tan bellamente expuesta para ´Panamá en algún momento. En el stand de Venezuela pude comprar muchísimos libros a un muy bajo costo, producto de su inversión petrolera en sus escritores, lo cual (ya lo he mencionado) se puede emular con dinero del Canal. Esto no es ninguna locura ni ninguna utopía. En la colección Ayacucho pude sentir un gran orgullo al ver en un tomo la novela Plenilunio y el relato Sin novedad en Shangai de nuestro Rogelio Sinán. Me cuesta relatar, por otro lado, la anécdota que caminaba y caminaba y a veces no encontraba la salida o los puestos de ventas de libros que me interesaba visitar. Era increíble todo aquello.

bsaires6
En el Hotel Castelar, donde se hospedó Federico García Lorca

Día D: Relátenos un poco de su experiencia con los poetas con quienes tuvo contacto durante el evento?

Javier Alvarado: Siempre los Festivales de Poesía, traen consigo la posibilidad de lograr el mestizaje de la palabra: conocer otras realidades estilísticas, ideológicas y editoriales de otros lugares; sin hablar de las vivencias personales junto a otros creadores. Tuve en esta ocasión, el privilegio de volver encontrarme junto a una de las grandes poetas de Dinamarca Pia Tatdruf, a quien había conocido en Nicaragua y también a Jean Paul Daoust, un poeta de Canadá, a quien conocí en Quebec junto al organizador del Festival de Poesía de Trois Rivieres, Gastón Bellemare, a quien aprecio muchísimo, entrañablemente y a quien abracé nuevamente en Buenos Aires. Mi encuentro con Juan Carlos Mestre de España fue una experiencia alucinante; es un ser especial tocado por la poesía y el arte que se le desborda en diversas manifestaciones; tuve también experiencias muy gratas junto a poetas argentinos, reencontrarme junto a Enrique Solinas, conocer a Maria Teresa Andruetto, ganadora del Premio Hans Christian Andersen, el Nobel de la Literatura Infantil, conocer a Teresa Calderón de Chile, y por otra parte, conocí a un poeta y artista plástico: Fernando Noy, quien me contó cosas maravillosas sobre Olga Orozco, Alejandra Pizarnik, Amelia Biagioni, la uruguaya, Marosa di Giorgio y fue una gran alegría saber de sus labios, que conoció a un mito de la poesía centroamericana, la poeta costarricense Eunice Odio; al despedirnos, me dibujó en su libro los rostros de todas ellas y es algo que atesoro con mucho aprecio.

bsaires4
Junto a Maria Teresa Andruetto de Argentina y Juan Carlos Mestre de España.

Día D: ¿Alguno o algunos en especial, que lo hayan impresionado?

Javier Alvarado: Todos de alguna manera, dejaron una impronta en mí. Me llamó la atención el modo de interpretar sus poemas tanto del canadiense Jean Paul Daoust, a quien ya había visto, la suiza-alemana Nora Gomringer y Juan Carlos Mestre, que inserta instrumentos y una interpretación magnifica con sus textos. El poeta palestino Zakarias Mohamed me entregó también la belleza de sus poemas y me dio a conocer la historia de los libaneses, en el periodo en que mi bisabuelo de crianza tuvo que salir de su tierra y llegar a Ocú, en una de esas incomprensibles pero inevitables travesías del destino, fue algo emocionante.

bsaires3
Junto a la poeta argentina Juana Bignozzi.

Día D: Su obra es conocida en parte de Centroamérica y México, ¿en qué medida esta participación en Argentina ayuda a su carrera como poeta?

Javier Alvarado: Antes, había tenido tres acercamientos con el cono Sur, Chile, cuando obtuve el Premio Pablo Neruda por el Centenario de este gran poeta y en el Festival de Poesía Joven, Poquita Fe y que también trae en una grata evocación, mis encuentros con Gonzalo Rojas y Nicanor Parra; Colombia (Festival de Medellín) y Uruguay, y en este país especialmente tuve el privilegio de conocer a Roberto Echavarren y a Silvia Guerra, excelentes poetas y que tras una conversación sobre el suicidio de los chinos, se derivó mi reciente libro Viaje Solar de un tren hacia la noche de Matachin. Refiriéndome a tu pregunta, Argentina es un punto de referencia, una especie de meca literaria, la cual hay que visitar. Creo que mi participación no sólo acrecienta mi carrera de escritor, sino que también, Panamá se abre paso entre los creadores del cono Sur, pues dejé como referencias a varios poetas de nuestro patio; uno se vuelve embajador de su propia obra y de la obra de los otros. El canal se plagia en uno.

Día D: Usted viajó en representación del país, ¿Qué impresión percibió que se tiene de Panamá tanto en el plano literario como global?

Javier Alvarado: Curiosamente te puedo comentar que los poetas argentinos y de otros lares, me comentaban que no conocían nada del Panamá Literario; algunos pueden tener uno o dos referentes y en otros, nula. Ahora las comunicaciones inmediatas, los Festivales y las publicaciones, de seguro irán cambiando esta perspectiva y Panamá se perfilará con sus creadores.

Día D: Si tuviera que comparar esta participación en Argentina con otras que tuvo en países distintos, ¿qué diferencias y similitudes plantearía?

Javier Alvarado: Cada experiencia tiene su ganancia, su ritmo y su manera de llevar las cosas. Creo que las comparaciones serian innecesarias y las similitudes si cabrían, el intercambio con otros artistas y las diversas maneras de llevar a cabo los recitales de poesía y los homenajes a poetas, tienen muchas cosas en común.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s