Edilberto González: “Que haya madrugada”, dijo el Blues

Clavicordio

Edilberto González Trejos

El don mágico de un fa menor
cerrando heridas.

El Ying y el Yang

Edilberto González Trejos

El día,
una herida que mana luz.

La noche,
un acto de fe
cuyo final desconozco.

Maria Callas

Edilberto González Trejos

La nana del bosque
canta en mi selva,
hundiéndose
en mi
oído.

Blues en dos tiempos

Edilberto González Trejos

I.
El Blues, compañero en el viaje al corazón
de la cabanga.
“Que haya madrugada”,
dijo el Blues
La madrugada es tu viaje.
Un retorno al centro.
II.
Una estrella que se hunde
en la laguna
el Blues de un ciego
en la Noche
Salto de fe.

Como la Botella al mar
a la que cantó Teillier;
como el propio océano
que fluye en mi tráquea
y rodea un mapamundi
tatuado en mi pecho,
así se posan
esos “pájaros de barro,
que quieren volar”
en nuestras espaldas.

De: Aprendiz de saturno, Nonia Editores, 2015.

PortadaEdilbertoGonzalez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s