Panamá: Libros, mujeres, derechos y poesía

Marta Leonor González

feriapanama2
Ariadna García, Calixta Arrollo y jóvenes estudiantes del Barrio El Chorrillo.

El Centro de Convenciones  ATLAPA aparece como gigante frente a mí, es la segunda vez que estoy como invitada donde se desarrolla la Feria del Libro de Panamá, esta vez en su edición doce. Todo es una algarabía, la gente sale y entra de los recintos, manosea los libros, van de stand en stand, a husmear que libro se llevarán, un evento que reúne a una variada muestra de autores latinoamericanos, donde Estados Unidos fue el invitado especial y que se llevó a cabo del 16 al 21 de agosto.

Quizás lo que más atrae de la Feria es su capacidad de convocar, por ahí escuché decir a uno que otro local, que “los panameños no leen”, mi percepción cambia y hago poco caso a lo enunciado por un amigo, cuando veo a los jóvenes en grupos, recién llegados de sus colegios, en caravanas acompañados de su maestra, comprando libros, tomando notas, hablando con los escritores que firman libros en la Feria.

conjovenes
Firma de libros en el stand del Instituto Nacional de la Mujer de Panamá con jóvenes panameñas.

Estoy como invitada en el stand del Instituto Nacional de la Mujer de Panamá, y los jóvenes pasan entre sigilosos y curiosos, un par de muchachas se detienen, van acompañadas de otros, son del barrio El Chorrillo, lugar que se pobló originalmente de extranjeros que llegaron al país atraídos por la construcción del canal de Panamá, y muchos de sus pobladores son de origen antillano, uno de los lugares más vulnerables y pobres de Panamá, sin embargo es el único barrio que cuenta con dos equipos en la primera división de la Liga Panameña de Fútbol.

Las chicas de El Chorrillo preguntan sobre lo que hago, les presento mi poemario, Palomas Equilibristas y firmo libros, a la par está Lesbia una de las funcionarias del INAMU quien también les explica a los jóvenes asistentes sobre el organismo.

La capacidad con que Lesbia Saturno  los aborda es muy elocuente, va explicando detalladamente sobre cómo detectar la violencia que sufren las mujeres, y en especial las más jóvenes en el colegio y con los novios, da algunas pautas, explica sobre los 14 centros de atención a las mujeres en sus diferentes localidades del país, cómo deben las mujeres protegerse y los derechos de las mujeres. De manera didáctica, Lesbia Saturno  sirve de puente entre una cultura que no quiere el maltrato y el abuso, y una cultura que busca en principio prevenir esa violencia que nace de una cultura machista y sin derechos.

LiriolaMarta
Marta Leonor González junto a Liriola Leoteau, Directora general del Instituto Nacional de la Mujer de Panamá.

La labor que estas mujeres hacen, me hace visualizar mejor que la tarea es de todos los días, que las mujeres en Panamá al igual que las nicaragüenses viven el mismo flagelo, y que las fronteras son invisibles cuando las líneas están cada vez más marcadas por la violencia.

La experiencia de compartir esos días con las funcionarias del INAMU y con las poetas Eyra Harbar y Ariadna García (en el mundo poético conocida como B.B. P. Bethancourt), me hizo visualizar el material de prevención de la violencia hacia las mujeres en el que trabajan ellas, amparadas en la ley cuya base son los Derechos humanos, y lideradas por la abogada, Liriola Leoteau, Directora general del INAMU que en entrevistas me habló del trabajo que realizan y cómo han logrado importantes avances para apoyar a estás mujeres que son agredidas por sus compañeros y que hacen de su vida un infierno también para sus hijos.

Fariapanama1
Con las escritoras Aridna García, Eyra Harbar, Lee Lin Márquez y Calixta Arroyo funcionarias del INAMIU  en el stand del Instituto Nacional de la Mujer de Panamá.

Recorro la Feria, me encuentro con la cultura de las Polleras Panameñas, con escritoras como Consuelo Tomás, Marifeli Domínguez con quienes he compartido un recital, junto a Eyra y Ariadna, voces polifónicas e interesantes que me hacen verme en las otras, virar por estos caminos y ver esa fila de chicas en la feria de nunca acabar, que van por una firma a ver a la escritora estadounidense Anna Todd quien ha publicado su saga de libros juveniles After y está en las listas de los más vendidos en Estados Unidos.

pollerasstand
Tradicionales polleras panameñas en el stand del Instituto Nacional de la Mujer de Panamá.

La cámara del libro de Panamá merece mis aplausos por reunir a tantos valores del norte y sur y de la zona centroamericana con autores que cada día crecen y que muestran sus fracturas. También el INAMU que alza su voz, por un mundo mejor para las mujeres y para la familia, y  a la  Campaña ÚNETE para Poner Fin a la Violencia contra las Mujeres, iniciativa plurianual del Secretario General de la ONU, Ban Ki-Moon, para prevenir y eliminar la violencia contra las mujeres y la niñas en todo el mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s