Mónica Muñoz: “nacimos agrietados y soberanos”

Los amanecidos

Mónica Muñoz

No hay barbarie que no se inaugure
con una negación del pasado.
Jorge Jinkis

Y a la bartola
haciendo de las mías
en el país del tuerto
es rey.
L. Lamborghini

No es la primera
ni será la última
que la poesía meta su lengua
harapienta
en la garganta seca de
para
cavarle el seso
descerrajarle el oído

No no
sin dudas no
no será la última que sufrirán
el guante escrachado en su cuidada cara
la carca carca carcajada
endemoniada
soberana
contra el nudo nudillo espectral
de la garra
agarrada al botín

El alma de miles les carcajearán en la cara perfecta

Somos
los descolocados de siempre
no tenemos andén ni paz para el cruel pan de acero
pero sí palabras
y bien que sabemos usarlas
No hablemos de culpas por favor
bajen de una vez esa truculenta espía
carcelera de alegrías

No somos zombies modernos
atolondrando nuestro triángulo maíz y noria
ni cómplices silentes en los umbrales
Por si no se han dado cuenta
hemos desasesinado el pasado perfecto
la palabra amordazada
cuerva del mañana
No importa si tus orejas se encrespan
tu boca se empiedra
Vamos detrás de la palabra que fuga y tiembla
que contiene el corazón de un niño
también el mío
Qué si este verso desprolija tu historia
dice más de ella
aunque te pese
aunque nos duela

Vinimos al mundo por la grieta
mejor dicho
nacimos agrietados y soberanos
no me vengas ahora con el cuento de
una realidad de tela mansa
la única mansa que conozco
es la mortaja
y esa no habla
aunque diga

Si tengo bronca?
no por eso me llevas ventaja
Quita ya de mi vista
tu misil de sangre
que a vos
te sobra terror
y como bien dicen por ahí
la lenguas de fiar
no hay mejor perseguidor
que un perseguido.

Las amigas de la reina

Mónica Muñoz

De la Corte
el corte
de la pena
la perla
de lo que nace
el borde
el error
la costa
lo mal escrito
lo bien dicho
caer en la trampa
hilvanar la trama
dolor en mano
no escribir
escribir
aunque duela.

El asaltado y otras postales urbanas

Mónica Muñoz

I

El asaltado ya no traspone el límite de su sombra
ha descubierto que un ojo superior lo vigila
El ojo, prisionero en su elipsis, ya no transpone
el peso del párpado
ha descubierto la reja de sus pestañas
en la sombra
La sombra tajó el credo del asaltado,
el ruedo del ojo
y el perfil sensible de todas las cosas,
hoy.

II
El asaltante se sabe destituido
desterrado de la lengua
Fabrica nuevas sintonías
para abordar un signo
uno nomás
que le permita el retorno
al mundo de los vivos.

III
El cuchillo, la daga, la estaca
la mano caliente
crucificada de antemano
la sangre agujereando la pared
el grito, la llama, el llanto
y un mundo que cada vez sabe más
de víctimas y orfandades.

IV
Arremolinadas figuras en andenes subterráneos
recrean la residencia espectral de las hormigas
cavan, se atropellan, se muerden, se amasijan
descreen todo el tiempo
del vecino casual
sólo buscan
partir el reloj de sol
hallar un latido confiable
Algo más que máscaras.

V
Alguien le hincó el diente a la casa del otro
lo sorprendió y le cortó la red
-No sonó la alarma?
-Los pobres no usan alarma
ni cerco
sólo cuatro aparatos
con que cubren sus carencias
Un desesperado hincó el diente en la casa del otro
En el vacío de su noche creyó que
-Buscaba dinero
-Buscaba dinero?
-Hacía frío
-Buscaba calor?
Un joven desesperado cortó la red
de la casa del otro
revolvió su vida
se alzó con su vacío
y huyó hacia la frontera
la inexpresable nada
vestida de blanca, fumo, paco

 Faltadora

Mónica Muñoz

Escribiendo hasta que cae la noche
con un estruendo de los mil demonios.
Los demonios que han de llevarme al infierno,
pero escribiendo.
Roberto Bolaño

Siempre llega tarde
-o falta
soplido de un fantasma
-o demonio
chamusca cairelea
el humo
orejea el as de espada
-o rey
se fuga en la línea
abre un punto
de media corrida
traza un surco
herida de arena, herida
vuelca el espejo
y se desgracia por siete
Como mi gata vive
también por siete

Lila

Mónica Muñoz

a Rose Marie Guarino

Del instante solo nos queda la breve sombra
liviano café
punto y coma
en la academia americana
Línea china jugada al verde
palabras en la fuente
como en el 55
El punto
puntilla
que trama la i
¿de?
¿ a?
Mientras
desde una mesa lejana
Alejandra sopla
la palabra que falta

Mónica Muñoz
Poeta, Trabajadora Social, columnista radial de literatura. Nació en Venado Tuerto, Santa Fe, Argentina. Publicó los poemarios Moviola (Ediciones Juglaría, 2003), Anika ( Ediciones el Suri Porfiado, 2008), Amanecidos ( edición de autor, 2016). En el año 2006 creó, y desde entonces dirige, la revista de arte y poesía Alas de Gaviota-Artes de América. Ha publicado poemas y artículos en diversos medios, nacionales y extranjeros. Desde el año 2000 coordina talleres de lectura y escritura. Conduce el espacio literario Re creando. Estudia Licenciatura en Artes de Escritura en la Universidad Nacional de las Artes, Buenos Aires.

Pintura: Pablo Picasso, Mujeres corriendo en la playa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s