Yevgueni Yevtushenko: “Este pueblo sobrevivirá a todo”

Marta Leonor González

Es una celebridad, uno de los más reconocidos poetas contemporáneos rusos, dentro y fuera de su país. En estos días se le vio participando en el carnaval poético de Granada, en el que leyó algunos de sus poemas, estrenó libro en Nicaragua y habló de su socialismo-cristiano

El poeta ruso Yevgueni Yevtushenko visitó Nicaragua para participar en el V Festival Internacional de Poesía de Granada, que por una semana reunió a más de 100 poetas de 50 países.

Evento en el que presentó su reciente libro Caminando sobre el tejado que contiene sus últimos veinte poemas y que obsequió al Festival de Poesía como forma de celebración, edición que salió publicada por el sello Amerrisque y que fue distribuida gratuitamente entre aquéllos que asistieron a las actividades culturales.

Yevtushenko es una celebridad, uno de los más reconocidos poetas contemporáneos rusos, dentro y fuera de su país. En estos días se le vio participando en el carnaval poético de Granada en el que leyó algunos de sus poemas, también realizó una segunda lectura en el

Convento San Francisco de Granada, donde recitó sus versos en la compañía de su traductor el poeta Javier Campos, Ernesto Cardenal y Francisco de Asís Fernández.

Yevgueni nació en Zima, Siberia, Rusia en 1933. Varias veces nominado al Premio Nobel de Literatura. Sus antepasados fueron enviados al exilio después de una redada contra los campesinos a finales del siglo XIX. Él ha sido pionero en leer en la plaza rusa y en los estadios ante multitudes.

Dio a su vez una voz a toda una generación que deseaba expresarse libremente. Aquélla que permaneció por años bajo la represión de Stalin. A los 22 años ya era famoso en Rusia como poeta del amor.

Pero a su vez recibió el fuego cruzado de los escritores stalinistas y algunos que lo envidiaron por sus éxitos de gigantescas lecturas en público.

Ha llenado el teatro del Kremlin con más de 6 mil 500 personas, él mismo ha dicho: “Yo soy un escritor para los que no lo son”, sin embargo la generación de Yevtushenko no pudo cambiar Rusia como ellos soñaban, pero ayudó a descongelar el hielo de esa época.

Tras breves minutos de espera Yevtushenko habla de su poesía, su relación con la generación de intelectuales que cuestionó la situación del arte y la sociedad en la URRS a partir de la década del sesenta, en parte a estos hechos, su poesía alcanzó reconocimiento internacional.

¿Cómo se encuentra con la poesía?

Mi padre era biólogo, él nunca pensaba ser poeta, pero él leía antologías de poesía rusa e internacional. Él recordaba en su memoria algunos poemas y me los recitaba siempre. Mi madre me recitaba poemas para niños, gracias a Dios que mi madre lo hacía y mi padre me enseñó lo que eran los poemas.

La primera vez que escribí mi madre me dijo que eso era poesía. Yo digo a los poetas jóvenes si quieres ser un escritor genial tienes que ser un lector genial.

¿Se atribuye en su poesía la influencia del poeta ruso Mayacowsky?

Sí, me gusta. Pero no creo ídolos de mis poetas. Los analizo primero, Mayacowsky es un muy buen poeta del amor y muy revolucionario sin serlo, cuando él decidió ser socialista.

Pero el Estado empezó a traicionar los intereses de obreros, campesinos e intelectuales, porque ellos prometieron tres logros atractivos, la tierra para los campesinos, las fábricas para los obreros, la libertad para los intelectuales y de todos los ciudadanos y no cumplieron sus puntos.

En Mayacowsky sus esperanzas fueron ilusiones pero la lealtad estuvo muy lejos de sus ideales.

Cuando era joven tenía mucha ilusión como Mayacowsky, pero cuando arrestaron a dos de mis abuelos y mucha gente, empecé a tener una vida doble porque ellos pueden ser mis enemigos en mi propio país. Él quería unir dos palabras, estado y patria, esas palabras no se unen.

La poesía debe existir sin idealismo. Lo dijo en una entrevista. Y ahora, con todo el fracaso del socialismo ¿en qué cree?

Nosotros estamos también en el fracaso del capitalismo. Yo agradezco a las ideas del socialismo. El socialismo creció del cristianismo y es claro. Donde en países escandinavos hay escuelas y medicina libre eso es socialismo.

Desgraciadamente cuando los ideales se caen la gente sobrevive por nacionalismo y eso es una amenaza para los países, ya sea judío, árabe, americanos.

Hay que tener una grandeza cristina que a la vez es socialista y es el perdonar.

¿Se considera un cristiano?

A mí manera. Siempre lo he sido desde mi infancia.

¿Siempre ha sido un poeta rebelde y polémico?

He vivido para la rebeldía. Soy rebelde contra la burocracia. Lo soy ante aquéllos que son amenaza para la humanidad. Ante aquéllos que representan un peligro para la libertad.

Cuando escribió Babi Yar, en que denuncia el antisemitismo nazi y ruso, el poema no fue publicado en Rusia sino hasta 1984, ¿cómo lo miraban los poetas de su generación?

Este poema es uno de los temas de mi rebeldía, pero muchos están escritos con estos temas. No se me miraba bien, estaban los enemigos.

¿De los libros que ha publicado con cuál de ellos se identifica más?

Soy un escritor normal. Me gustan mis últimos poemas que son los más importantes, porque Babi Yar casi no pertenecen ahora, es un fragmento de historia.

¿Qué proyectos emprende ahora?

Me interesa hacer una antología de poesía rusa para los 10 siglos. Me interesa escribir una novela, hacer algunas películas y tengo muchos planes, como escribir una novela sobre la revolución cubana.

¿Después de 28 años de no venir a Nicaragua como la encuentra hoy?

Me siendo herido cuando veo que hermanos en la revolución sandinista, algunos no son tan amigos como antes, esa cosa desgraciadamente es normal en la historia, pero tristemente lo observo, eso pasó con escritores de nuestra generación en Rusia.

¿Qué más le provoca?

Siento dolor que sandinistas de ayer no son amigos hoy. Eso me pone triste, pero eso pasa en todas las revoluciones del mundo. Y es inevitable, yo admiro al pueblo nicaragüense, su carácter, este pueblo sobrevivirá a todo. He visto a mucha gente que pierde su propiedad en el mundo y he visto a muchos en los ojos que pierden mucho y mañana perderán más, pero he visto a miles en carnaval hoy que son felices porque no tienen nada que perder, ésa es una ventaja y es triste, pero el pobre la tiene porque no perderá nada. Eso ayudará al pueblo a no desaparecer y a no ser frustrado. Tengo un poema que se llama El lujo de los pobres que habla de eso.

Stalin siempre está presente en sus película y sus poemas. ¿Por qué?

Los Funerales de Stalin es una película que es mi historia de amor con una muchacha rusa que era más joven que yo, y nos encontramos en los funerales de Stalin, desgraciadamente fue asesinada por un camión.

Los poemas pertenecen a momentos que viví en esa época de Stalin, en la que pasé duras pruebas.

¿Es un hombre feliz y enamorado?

Absolutamente. Yo admiro a mi esposa, mi problema es que me gusta no solamente ella.

Yevtushenko. Foto de Ferdinando-Scianna-Milan-2007

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s