La otra cara de la muerte

el

María Vanessa López López

¿Por qué tiene que ser así? Era lo único que aquella presencia se preguntaba una y otra vez
Una joven pelirroja se encontraba sola como siempre, sentada sobre el césped seco, estaba cansada tras horas de llanto inconsolable, en silencio admiraba una rosa marchita mientras en su cabeza rondaba la misma pregunta, buscando incasable y sin éxito una respuesta.

El viento helado alborotaba sus rojizos cabellos y junto con las hojas secas musitaba un triste réquiem que ahuyentaba el silencio de aquel páramo inerte, el grisáceo cielo pronto se vio teñido de un lúgubre azul y las estrellas empezaron a despertar, una a una ofrecían su luz a la muerte quien alzo su vista a la nocturna bóveda y les sonrió tristemente.

-¿Por qué tiene que ser así?-

Pregunto en voz alta al firmamento como si esperara una respuesta de los pequeños astros
-¿Por qué me tienen tanto miedo?-

Su voz empezaba a quebrarse y una lágrima rebelde caía por su pálida mejilla. Respiró profundo, ya había llorado demasiado por un día, limpio la lágrima y siguió sacando todo lo que su muerto corazón guardaba.

-¿Por qué tengo que ser la mala?-

Sé que mi sola presencia acarrea la desgracia, que todo lo que toco muere, pero hacer daño jamás fue mi intención, no puedo evitarlo, no quiero ser así, no pedí ser así, – ¿Por qué tengo que ser yo?-

– ¿Por qué soy la única que sufre?-

-No es justo, ¿Po que aman a vida y a mí me odian? Después de todo ella también hace daño, la única diferencia es que ella si controla lo que hace, los dioses la escogieron para controlar todo en la vida de los hombres, le dieron la facultad de crear y enviar todo tipo de desgracias o bendiciones a su antojo, ella juega con el destino de los mortales y los dioses disfrutan del espectáculo que les brinda, es vida quien les dio las guerras, es quien los atormenta con enfermedades, quien decide las desgracias o fortunas que vivirá alguien, incluso es ella quien decide la forma en que morirán, yo solo me encargo de hacerlo aun cuando no quiera, por más que me gustaría ser yo la que decidiera no puedo, esa es su responsabilidad por designio divino por lo que tampoco puedo modificar o cambiar el destino que ella decida, estoy obligada a obedecer-

Volvió a callar, si seguía hablando empezaría a llorar, pero en sus pensamientos continuo desahogando sus penas.
Vida puede ser dulce pero también malvada y sádica, no le importa si se trata de un alma benévola o de una condenada, de un niño o de un adulto, ella solo busca complacer los caprichos de los dioses y los suyos y a pesar de todo los mortales la quieren, para los humanos ella es la buena y yo la villana, incluso los que son víctimas de sus antojos la prefieren y cuando les llega el momento me culpan a mí de su final.

Varias veces rompí las reglas y tente a mi suerte solo para dar una última oportunidad a aquel que lo necesitara, guardaba la ilusión de recibir al menos un poco de amabilidad, una palaba bondadosa pero todo lo que recibía era odio y miedo, todo el crédito se lo daban a vida y cuando estaban ante mí me reprochaban su partida, no podía defenderme pues nadie me escuchaba y nadie lo hará.

Vida es querida y yo temida, vida puede ver y conocer el mundo y yo estoy confinada a mis fúnebres dominios, ella puede conocer y relacionarse con las personas y yo estoy condenada a una soledad eterna, ella puede crear y yo solo se destruir, ella es libre y yo solo estoy para obedecer ¿Por qué es así?

-Al menos me gustaría tener una respuesta-
volvió hablar mientras nuevas lágrimas escapaban de sus ojos, una cayó sobre la rosa que tenía en frente, ni bien la salada gota toca la flor sus marchitos pétalos se oscurecieron aún más y su belleza fue arrastrada por el viento, esta vez muerte no contuvo su sollozo, no era la primera vez que mataba y era eso lo que más le atormentaba.

Su amargo llanto se mezcló con el viento. Esa noche los astros fueron los únicos testigos de su desgracia.
Y ahora ¿Qué piensas de la muerte?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s