Con estos poemas ganó el Premio de Poesía Joven Gustavo Batista Cedeño 2017 Corina Rueda

DÍAS
Corina Rueda Borrero

Hay días
en que quiero fumarte en el borde de las sombras,
preguntarte por el tiempo,
los relojes en reversa,
o por las nubes naranjas donde veo el incendio de tu boca.

Hay otros
en que quiero construir una puerta entre las sábanas
para salir a la infinita perfección de tu pecho:
camino mojado y tembloroso hacia tu rostro
donde encuentro respuestas a los túneles fatuos
que me llevan al origen del cielo.

Los hay también
en los que te echas a mi lado y cuentas secretos,
me hablas de la agonía del verano cubierto de cera,
sobre las ensenadas perdidas en sueños-pirata,
de la necedad de la rutina
las pocas cosas las tantas nadas.

Esos
en que hasta la relatividad es convexa
porque el espacio se ha esfumado.

Días como hoy,
donde te espero ansiosa contra el golpe de las horas,
sin voz que fluya desde mi garganta muerta,
impaciente por llenarme la boca con tu jugo de luna.
Desaparecernos.

Días como este,
cuando brotas desde el medio de la noche:
deshaciendo los nudos,
comiéndote a la muerte,
floreciendo en el desierto de mi cuerpo empapado,
enlazado a mi vientre en un cordel de arena,
donde caemos juntos
en aguaceros
de guayaba y semen.

YO-PECADOR
Corina Rueda Borrero

Yo he pecado.
He pecado tantas veces leyendo tu nombre,
lo pronuncié en idiomas distintos en las calles de Babilonia
y para salvarnos
colgué en los jardines
deseos cosechados entre enero y marzo.

En medio de esta ciudad de locos
creamos luces dentro de las paredes,
dibujamos grafitis e insultamos los templos
sin olvidar que nosotros somos exógenos
a la moralidad encarnada sobre los pies de Eva.

No podemos mentir que hemos pecado,
nuestros cuerpos jugaron a los rituales del idilio
y confesamos ante los ojos de Baco
–en un festín de ciervos, amalgamas y risas–
las mentiras atrapadas
en la interpretación confusa de las escrituras,
entre escamas ocre,
con olor a mango,
con pepitas de sandía incrustadas en nuestros vellos,
sobre el despertar de la selva insurgente de mi vientre
en un festival pegajoso de granos de avena.

RESONANCIAS
Corina Rueda Borrero

¿No ves que en mí murieron los años imberbes
donde una vez bailamos con abanicos de arañas?

Conmigo se fueron los relojes
y a ti te he dejado con el hogar sin restos,
no quedan recodos,
sólo ruinas de lo que una vez ocupé
entre risas y mensajes bilaterales
donde decía te quiero tanto,
pero tanto,
tantísimo tanto,
que no había espacios
para visitas en media puerta.

Pero las cosas cambian,
abandoné en la recámara las cartas sin tinta,
te dejé deseando verme adentro del reflejo de las fotos,
con la mirada ida sobre los escombros y entre el llanto;
ese llanto que hace tanto,
pero tanto,
tantísimo tanto,
no amansa las madrugadas circulares
en que me esperas en vela.

FALSEDADES
Corina Rueda Borrero

Tú te niegas a abandonar esta casa,

sientes que la casa está llena,
pero la derrumban los reflejos
desde la oquedad del viento.

Hay espejos
que no nos devuelven el pálido verde
de lo que una vez fue nuestro cielo,

y con el exiguo cielo caen los cuadros de Rembrandt,
es decir, las copias,
porque todo lo que habitamos y nos hartaba
era falso.

Hasta el perro se fue mordiendo la cerradura,
solo quedan números encima del calendario,

vamos serios
partiéndonos la espalda,
haciendo criaderos de mosquitos en la cintura,
con deudas y platos sucios,

desde aceras distintas,
tocando las arterias sin sangre y sin fuego
para arrancar
poco a poco
las heridas.

SOLEDAD
Corina Rueda Borrero

Entre abrazos de luna llena
amanezco colgada a los recuerdos de cicatrices de antaño
y al último gemido
que aún cuelga de mi boca
deseosa por encontrar nuestros sexos.

Sexos que lloraron de placer.
Placer que nos levantó en vuelo.
Vuelo que no resistió la tentación de un instante.
Instante que congeló las grietas.

Arropo con la mano mi vientre confirmando que no te pertenezco,
un frío me recorre el cuello,
mis labios se secan,
y con el dolor
–que rasga las paredes de mi vacío–
continúo sonámbula
por los pasillos de este laberinto
en que busco tu foto intacta y el reflejo inerte de tus ojos
que no curan la soledad que me atraviesa
y sólo calmo tocándome.

Me veo en el vaivén de la ira,
de aves decapitando el hambre de nosotros
donde cubro los cielos de ahogo,
repleto de dudas marchitas,
costras vicios callos
en los que te sepulto.

Me veo entumecida en eucalipto,
fragancia que me inyectas con el breve imaginario de tu piel,
gotas de lluvia que besan la infinidad de tu cuerpo,
rasguños cómplices de noches extrañas,
donde me enfurruño con tu ausencia.

Me veo postrada en cama,
acariciándome con tu imagen perfecta y mis dedos arrugados,
colmada de saliva y el tufo de todas la mañanas,
sin más nada que decir,
sin poder ocultar la libido que aún me posee,
pensándote húmedo calmando mi íntima sed de hembra,
hasta lo más profundo,
hasta el techo oscuro,
hasta el todo poseído de mi éxtasis…
Hasta que estas ganas de ti dejen de mojarme.

Corina Rueda Borrero.
Ciudad de Panamá, 1991. Escritora, feminista y activista de Derechos Humanos. Es egresada de la carrera de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad Santa María la Antigua y diplomada en Gobernabilidad, Democracia y Derecho Internacional de los Derechos Humanos; literariamente cursó el Diplomado de Creación Literaria de la Universidad Tecnológica de Panamá en el año 2015.
Ganadora del Premio Nacional de Poesía Joven Gustavo Batista Cedeño 2017 con su poemario inédito “Ayer será otro día”. Adicionalmente obtuvo el Premio de Poesía Juvenil Espejo de Papel: Voces Matinales a los 15 años en Lima, Perú, y fue finalista en el IV Premio Internacional de Poesía Jovellanos “El mejor poema del mundo”, el cual está antologado por Ediciones Nobel (España). De igual forma su poesía aparece en “Historia de Marruecos y Panamá desde la voz poética de las Mujeres” donde fue traducida al árabe, en la Antología “¡Basta! 100 mujeres contra la violencia” y en la antología del Festival Internacional de Poesía Ars Amandi 2016, “Poesía de Costa a Costa”, en el cual fue una de las poetas invitadas.
Adicionalmente ha publicado diversos artículos de opinión en el diario La Prensa, en algunas revistas jurídicas como El Digesto y actualmente funge como columnista en la Revista Centroamericana Casi (Literal), administra su blog personal y canal de YouTube en el que comparte poesía y hace comentarios políticos, sociales y sobre su vida diaria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s