Laura Contreras: “no quiero una sociedad que encienda velas”

Texto 1.

¡Hijo!
Necesito que sepas
la humanidad es mezquina
la mayoría no construye nada
la destrucción es su estado de ánimo.
Siempre están bravos
y se desquitan con todo.

La humanidad es cruel
agreden pensando que son “grandes y poderosos”
no ven más allá de lo aparente
tienen miedo.
Envidian la felicidad y tranquilidad de lxs otrxs
La belleza que expresan las personas hermosas.

No llores
no vale la pena
te lo digo yo…

Que fui la niña rara
la niña fea
la niña sin aretes
la de pelo corto
la mosca
la “quemadita”
la extraña
la “¡Uy no te acerques porque te contagia!”
(De lo único que contagiaba una niña como yo
era de mucha vida y gratitud
por poder respirar, mirar, escuchar
y si sonreír por ser yo)

¿Qué más se le podía pedir a la vida?
Después de estar en un hospital por mes y medio
(Para una niña de 4 años fue una eternidad)
Pero el fuego ya había apagado su ardor
y lo único que quedo fue su zurcido en mi piel.

Ahhh pero ya no dolía…
Aunque:
Todavía no me acostumbro a las miradas susurrantes
ocultándose tras los dedos que rotulan con neón
que soy UNICA

Sé que es querer cambiar:
mi color de pelo, mi físico
decir que había muerto
y ser otra
como decís vos.

Querer irme lejos
tan lejos que ni yo sepa mi nombre
pero sabes la humanidad no cambia de un lado a otro.
Sé que es ser diferente
vivir con la presión constante en el pecho.
Ocultándome afuera y siendo yo adentro.

No te culpo
por hablar solo
por buscar dentro de vos
es ahí donde está la esencia
el verdadero Dios
el que construye y destruye
son tus manos y tus actos.

Es difícil lo sé
pero no hagas caso
¡No te rindas!

Te lo digo yo
que también lloré entre los brazos de tu abuela
y a pesar de todo
soy tan feliz
de sentir la vida fluir por mi cuerpo
por abrazarte y celebrar nuestros logros

Por tener este nudo en la garganta
y sentir tanta impotencia
por sentir tanta rabia
pero no vale la pena.

Sabes
llora, llora bastante
lloremos juntos
desahoguémonos
te sentirás mejor.

Volverás a sonreír mostrando más orgullo
siéndote feliz
por ser vos sin etiquetas
sin prejuicios.
Te lo digo yo…

Texto 2.

Caminamos
nadie mira directamente a los ojos.
La música de monedas como maracas en el vaso desechable de algún mendigo.
El eco que rasga la guitarra balbuceante de alguien que se mira indiferente.

¿Esperan su muerte para darle importancia?
Sienten la culpa ¿cuántas veces te reíste y seguiste?

Dar el significado a un monumento con olor a desdén disimulando el perdón.
Las sillas de ruedas que tropiezan en las roídas aceras.
La viejita con andadera que pide en la calle, mientras el semáforo cambia.
Personas asfixiadas en los asientos de color diferente,
mientras las piernas sin fuerza quedan plantadas en la tierra de la frialdad.

La humanidad se ayuda de muletas para ver si sigue andando.
Los dioses desde las alcantarillas
juzgan, señalan enfermedades, inventan padecimientos
para que los “demonios” nos “sanen”:

¿Si la homosexualidad se cura
la heterosexualidad también?
¡Todxs estamos enfermos!

El amor se convierte en negocio bajo el manto de Turín
desgarrando la avaricia disfrazada de ostia mal horneada.
La doble moral
un nauseabundo modo de muerte en la vida.

Atar, al cableado eléctrico penes y vulvas felices de ser
adoctrinar sobre el placer de ser y elegir.

Empapelan la cotidianidad con animales mutilados, perdidos, sacrificados
personas golpeadas, sucias, torturadas
y todavía preguntan ¿si tengo alguna basura en el ojo?

La humanidad se bombea con mascarillas de oxígeno a ver si resulta.
Bocanadas humeantes acompañan
esta triste realidad
donde las manos se tienden para traficar sentimientos
donde la niñez es un estado de la materia

¡Noticia de última hora!
A la humanidad se le dan maniobras de resucitación
mientras el 911 sigue ocupado
y la burocracia cumple con los 7 pecados capitales.

Texto 3
Laura Contreras

Yo no quiero una sociedad que se fije
si estoy gorda o delgada
sino que tan feliz soy.

Que valide más
el tamaño de las tetas o del pene
sin disfrutar los cuerpos y su sexualidad.

Yo no quiero una sociedad que se ofenda
por hablar en neutro
o de respetar el género que cada quien desee
más si es por pereza.

Que hablé solo
en femenino o masculinos sin mirar
que la vida fluye de un lugar a otro.

Yo no quiero una sociedad que se duerma
en estudios antropológicos
sin querer cambiar el hoy
excusando el patriarcado.

Que se persigne
mientras el sexismo y el machismo
se reparte en los púlpitos.

Yo no quiero una sociedad que encienda velas
para recordar a nuestros muertos
cuando tan cerca se escuchan gritos
pidiendo ayuda
ayuda que no llega
publicada en las noticias del día siguiente
una más entre tantas
llena de lesiones incompatibles con la vida
culpa de un puñal sin rostro.

Yo no quiero una sociedad que se emborrache
de hipocresía y se harte de juzgamientos.

Una sociedad que baile el acoso y escuche de abusos
que miré desde las ventanas
que pase los canales para no ver realidades
realidades que sigue su curso sin hacer nada.

¡Yo no quiero una sociedad dormida
callada mirando las injusticias!

Texto 4.
Laura Contreras

Me levanto con dolor en mi garganta
casi sangra
no puedo tragar
son la infinidad de nudos acumulados
por el tiempo
la tristeza que se va quedando.
Me cuesta comer
y cuando lo hago
me dan náuseas
es casi como un ataque de ansiedad
donde me veo miles de veces muerta
de las maneras más horrendas
de la manera más cizañosa.
Mi cuerpo
mis sensaciones
mi alma
están de luto
por una sociedad que nubla la realidad
por un estado que menosprecia los motivos
por un patriarcado que ensangra la vida te todas:

Mujeres de cualquier edad
mujeres de cualquier etnia
mujeres de cualquier nacionalidad
mujeres trans

Mujeres.
Somos culpabilizadas
de nuestra propia muerte
de nuestra propia violación
somos objeto de burla
en una sociedad empecinada
en atacarnos
sin apresar a los victimarios
que tanto les gusta violentar nuestros cuerpos
nuestras vidas
que tanto les gusta culparnos por sus impulsos inhumanos
que les encanta justificar sus actos atroces.

Tenemos una carga inimaginable
por eso luchamos a diario
por eso nos unimos
por eso trabajamos juntas.

Hoy estoy de luto
de luto con rabia
por ellas
por nosotras.

Laura “LauCo” Contreras Cambronero (Costa Rica, 1982). Poeta, escritora, bloguera y activista feminista. Perteneció al Taller Literario Café Cultural Francisco Zúñiga y ha participado en recitales, presentaciones, festivales y encuentros literarios.
En la actualidad, pertenece a los grupos “Poesía Irreverente”, que desarrolla la poesía escénica experimental (incorpora música y oralidad poética) así como “Voces Fieras”, que expone su propuesta artística desde el Spoken Word.

Laura Contreras, poeta costarricense. Foto de Marta Leonor González

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s