El otro rostro

Por Edgard Rivas Choza

Una tarde del mes de mayo, cuando las primeras lluvias esparcen el olor a tierra mojada aromatizando el ambiente y sobre el follaje verde de los árboles, los pájaros con sus trinos animan el lugar, dejando volar su algarabía hacia las alturas ¡pidiendo agua, dice la gente! Amenazaba a lluvia y Guilebaldo caminaba por el sendero que lleva a la Universidad, lugar compartido por cientos de jóvenes entre estudiantes y turistas; con la particularidad, que todos ellos llevaban por lo menos un libro bajo el brazo, que los acreditaba como estudiantes.

Siguió su paso, al lado de la senda; entre la hojarasca color ocre sobresalía una pequeña joya que tenía la forma de una rosa trabajada en oro; al centro brillaba un pequeño diamante color azul, sus pétalos de un rojo intenso, estaban bordeados con un entorchado hilo de oro.

Desde ese día, se enamoró tanto de aquella obra tan delicadamente trabajada por las laboriosas manos de un excelente orfebre, que se sintió obligado a fabricarle un estuche digno de su belleza. Con frecuencia la observaba. En realidad se había obsesionado con aquella exquisita pieza; Sin embargo, sentía la sensación, que tal belleza era fría, algo en ella no le permitía verdaderamente entrar en comunión con su ilusión.

Pasaron largos años, y, en una de esas veces acostumbrado a recrearse tomándola entre sus dedos, observó que en uno de sus pétalos, el centelleo había perdido su esplendor. Por primera vez la sintió sencilla; ¿acaso había enfermado…? Para salir de dudas decidió realizarle un examen.

Al día siguiente la llevó a un joyero para practicarle las pruebas y así determinar el problema. Después de unos minutos el especialista le dijo: amigo, es un lindo trabajo, pero no vale mucho, su belleza visible es falsa, aparente; el material con que está hecha, no es oro; ni sus piedras son preciosas, simplemente… fue una fantasía, es una pieza sin valor importante. Guilebaldo giró la cabeza, se encogió de hombros y respiro satisfecho. Por fin conocíó su otro rostro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s