Francisco Larios: “toda la vida es sangre arrinconada”

elogio y maldición de la poesía
Francisco Larios

Persiste la multitud de luces titilantes;
bellas cada una en la velada del ocaso.
Azules, azulnegras, blanquiazules,
blanquiblancas azulblancas,
pieles temblorosas, mareas.
Las besa la pequeña ingenuidad de mis palabras
que laboran por la calle y por la selva y–
¿cómo les llevo la metáfora sin sangre?
¿cómo desarraigo el sueño? ¿Cómo despierto?
Ya el cíclope cruzó los Pirineos
Ya es tarde dice una voz que las aguas
sus tormentas deambulan se retuercen
allá arriba Hay un velo nupcial como un silencio
Mi sed es lenta Es apenas nacer y ya me canso
Quisiera responder con las verdades
que hacen reír cuando vienen de un loco:
Antes del arado y de la cacería el zumo de las palabras
el beso de la mano que te hiere
la carcajada en pellejo extranjero
juegos que son de dar un beso
El loco descubre cicatrices llenas de paz
Los picos borrosos de este siglo XXI
Sin vergueros ni mantenedores
todavía creemos
cantar por buena causa
Reporto aquí lo dicho por un corredor
de maratón Extremo: “Me ha encantado el paisaje,
muy hermoso el Camino de la Muerte.”
Cantar por buena causa
¿Y cuál será el castigo si alguien lee esto?
¿Cuál será la recompensa del olvido?
“ansiedad de tenerte en mis brazos”
Para un pozo sin nombre en un
campo de pozos sin nombre, ¿qué palabra deberé usar?
Cantar nada más la consumación del espíritu El único
final de arcoíris que no hemos de ver
Qué cascada luminosa qué milagro
fuerzas del universo De la vida De Dios
Porque solo la vida tiene fuerzas.
Qué podría hacerse sino
seguirlas, sino
cantarlas, sino entregarles uno
su fe ansiosa,
aquella que resbala y dice “¡vamos!”
animando a las tropas mientras mueren.
Luego, soltar un grito; dos ojos inundados han de zaherir.
Dos ojos y un espejo, la humedad como anuncio del encuentro.
La espuma que una vez abrió sus besos al placer de otros ritos;
lavas rojas dueñas de la penumbra.
Para gritar en pasionaria coloración un retrato
y el cántico de un mapa desteñido por las olas.
¿Entender la versión de la vida que no significa nada?
Ya el cíclope cruzó los Pirineos.
Muy hermoso el paisaje.
¿Cuál será la recompensa del olvido?
¿Habrá un castigo por cantar?

pero es tan bello ver
fugarse los crepúsculos

Francisco Larios

Some say a cavalry corps, some infantry, some,
again, will maintain that the swift oars of our fleet
are the finest sight on dark earth; but I say
that whatever one loves, is. –Sappho

Ficticio en el lado triste de la irrealidad,
desde que habito la visión que escapa,
las miradas del mundo no me atañen:
los extraños protocolos de lo oscuro,
las imágenes, el brillo, el triunfo y amarguras.

[Fanfarrias a la pena real, a los que viven,
a los que pueden perder de vista aquello
que han amado,
con dulce brevedad
y en silencio.]

autismo de la sombra
Francisco Larios

bastaría una sombra;
(–ella busca una sombra–)
ella tiene su sombra; bastaría
una sombra desde ella misma,
la sombra
para
matar su sombra,
un ave oscura
moviéndose
penosamente
en la oscuridad.

Amoto quaeramus seria ludo
Francisco Larios

He soñado
con una pesadumbre universal,

la cereza dormida
en labios muertos.

Me pregunto:
¿cómo enjaular la nube,

la que nunca
será lluvia sino viento?

Y me abandono entero
a la respuesta.

Me disperso.

Utopía
Francisco Larios

Propongo
que invadamos
una gota
y en su clara estridencia
un mutuo arder
por los siglos
de los siglos
ardamos.

salvoconducto para un pecado pendiente
Francisco Larios

De aquella redondez nació la insinuación de un fruto;
resbaladizo pétalo en tu mano.

A veces
toda la vida es sangre arrinconada
minúsculo brillo
y tristes noches.

Todavía
podría perecer por tu mano
el camino,
por tu altivez el poema desgajarse,
el delineado fruto
señalando
el trazo que no quiso…

Que no sea así, Anastasie,
Que así no sea…

Poema del mar amor

Francisco Larios

Alrededor de la esperanza
Inútilmente
La calma forma el vacío
Paul Eluard

La calma tiene
un uniforme pulso,
un cielo
en deshilada gasa.

Nada que tenga su espuma
puede llamarse amor.

Puede llamarse mundo, verso,
pan o tristeza, pero no puede
llamarse amor.

Puede llamarse mar, y mar amor,
pero no vida,
pero no azules dispersos
que no pueden
llamarse amor.

Para llamarse amor, tu mar amor,
tu frente habría
tu uniforme paz
romperse escapes, despedidas
pero no amor.

Que no es amor
sino que goce un día
y no hay secreto que lo explique
sino amor.

Y así, para llamarse amor
podrá llamarse canto o fantasía
pero su amor, su mar amor flujo caricia
habrá de dulce izar su vela y su impaciencia:
para llamarle amor, falta una vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s