Javier Alvarado: “Lo primordial es que nos habite la poesía”

Javier Alvarado. Fotografía: Marta Leonor González

Mención en el XXXIX Premio Mundial de Poesía Mística Fernando Rielo por su libro, El pastor resplandeciente, 81 poemas que expresan, “con buen gusto su hondo sentimiento religioso adaptándose bien al espíritu del premio”, según el jurado

Marta Leonor González

Javier Alvarado, escritor panameño y de amplia trayectoria internacional, reciente obtuvo una mención en el XXXIX Premio Mundial de Poesía Mística Fernando Rielo por su libro, El pastor resplandeciente.

Según el jurado, ha recomendado el libro para su publicación, “por sus 81 vigorosos sonetos que con excelente categoría literaria expresan con buen gusto su hondo sentimiento religioso adaptándose bien al espíritu del premio”

El pastor resplandeciente, constituido exclusivamente por sonetos, se expresa, con gozo, un hondo sentimiento religioso”.

“Hay un vigor en la expresión que se conjuga armónicamente con la forma estrófica elegida: los poemas son cantos, celebraciones del alma, que deambula gozosa en la certeza de estar anclada en el amor divino”.

“Los versos quedan configurados, en este contexto de religación profunda, en ofrenda del poeta, en reconocimiento humilde de la grandeza divina, que es misericordia, belleza esplendente, amor a raudales”.

EL SIGNIFICADO DE UN PREMIO

El jurado calificador del libro lo integraron, Jesús Fernández Hernández, presidente de la Fundación y del jurado, el poeta Jaime Siles Ruiz, María Jesús Mancho, catedrática de la Universidad de Salamanca, David Murray, crítico literario y José María López, secretario permanente.

Para Javier Alvarado, el premio de Poesía Mística Fernando Rielo, tiene un gran significado en su carrera literaria.  Y lo expresa: “Si bien una mención no es el premio en sí; para mí en varias ocasiones ha resultado serlo.  Carta natal al país de los Locos (Poeta en Escocia), obtuvo una mención en el Premio Literario Casa de las Américas en 2010 y fue editado en México bajo el sello Limón Partido que dirige, Jocelyn Pantoja, y que luego obtuvo el Premio Medardo Ángel Silva en Guayaquil, Ecuador a obra publicada, donde estuvieron de jurado, Antonio Gamoneda de España, Julio Pazos de Ecuador y Rodolfo Hinostroza de Perú.   Luego, se me concedió la Mención Especial en el Paralelo Cero 2017 y se publicó el libro: Aldeas en el espejo”.  

Agrega que “Esta vez, la mención concedida en el Premio Mundial de Poesía Mística Fernando Rielo a mi libro El pastor resplandeciente con el maravilloso juicio del jurado y con la recomendación de publicación, es algo muy especial para mí; rebasa de algún modo lo que he hecho antes.    El premio como ves, es la edición de los libros.   Ahora, siento que esto ha sido distinto, escribir poesía mística requiere de un estado especial, en lo anímico y en lo espiritual.   Antes había escrito algunos poemas con temática religiosa y ahora me desboqué a otra vertiente: los sonetos”. 

Relata que el premio le ha traído otros regalos: “ Se han derivado instancias maravillosas: la cobertura en tres reportajes en Telemetro Reporta Canal 13 sobre este logro, gracias a Xenia de Salazar, su hijo Miguel Salazar y la periodista Taysha Nurse, la visita del Ministro de Cultura, Carlos Aguilar, a mi casa y el recibimiento en el Ministerio de Cultura para sellar el pacto de la edición de este libro y de otro, Epopeya de las Comarcas que trata sobre nuestros pueblos originarios.   Me siento conmovido, agradecido y emocionado”.

EL VERSO LIBRE, EL SONETO Y LA TRADICIÓN PANAMEÑA

No obstante, el soneto como forma clásica en la poesía está olvidado por los poetas, Alvarado explica por qué lo elegió: “Hoy día, el versolibrismo ocupa un lugar preponderante en cuanto a escritura se refiere.   No creo que sea olvidado, más bien, poco cultivado ahora.   El caso de Carmen González Huguet en El Salvador, es digno de mencionar.  La considero una maestra del soneto.   De hecho, fue la lectura de su libro El alma herida, que mereció el Premio Fernando Rielo, la cual me despertó el interés por retomar esta forma estrófica.  En algunos libros anteriores, como Por ti no pasa nunca el tiempo o Soy mi desconocido, hay sonetos junto a poemas en verso libre; pero en El pastor resplandeciente hay ochenta y un sonetos. 

“También puedo mencionarte el caso de Antonio Javier Chávez nacido en el 2000, poeta boliviano, hijo de Gabriel Chávez Casazola y de Paura Rodríguez Leytón, quien con veinte años de edad lo cultiva y nos leyó unos en Santa Cruz de la Sierra en el Festival Ciudad de los Anillos”.

De la tradición panameña por el soneto, Alvarado describe: “En Panamá, la tradición del soneto es amplia: Ricardo Miró, León A. Soto, Stella Sierra, Esther María Osses, Rosa Elvira Álvarez, Elsie Alvarado de Ricord, Tristán Solarte, José de Jesús Martínez, César Young Núñez, y con muchas generaciones intermedias, el caso de Porfirio Salazar”.  

“No olvidaré nunca las primeras clases sobre endecasílabos que me dio el gran poeta Ricardo J. Bermúdez en su casa, luego en la escuela la profesora Gloria de Torres y Moravia Ochoa, quien con dieciocho años y siendo estudiante en el Instituto Nacional, ganó el Ricardo Miró con un fabuloso libro de sonetos: Raíces Primordiales”

LAS LECTURAS DE LOS POETAS SANTOS

Y advierte sobre sus lecturas; “San Juan de la Cruz, Santa Teresa, Fray Luis de León, de Lope de Vega, Góngora y Quevedo, fueron un gran sostén y que decir, de la poesía de Armando Rojas Guardia, que conocí a través de María Antonieta Flores, quien me regaló uno de sus libros. Eso cambió mucho mi perspectiva y mi escritura. Tampoco olvido las lecturas comentadas y guiadas por mi abuela Reyes Almanza de Alvarado, quien, con sólo un tercer grado de primaria, predicaba en zonas rurales y nos compartía sus enseñanzas a través de la Biblia”.

Del proceso creativo para la construcción de su poemario, revela que “Fue un proceso arduo.   Estuve durante días y noches encerrado en mi habitación en la casa de mis padres en Ocú y me dediqué a pedir inspiración divina y si la pides, te es concedida.   Lo que sentía y percibía investigando sobre los milagros de Jesús en la Biblia y en la escritura de otras partes del libro, el cual se divide en tres, fue indescriptible.   Un gozo pleno.   Luego vino una etapa rigurosa de depuración y de revisión de los sonetos y su musicalidad.   Arduo, pero satisface”.

La poeta del libro en mención también toca temas contemporáneos; “En El Pastor resplandeciente, hay menciones a esas etapas de arrepentimiento o de desesperanza ante ciertas situaciones.    Así empieza la primera parte, donde el yo lírico se reconoce en la selva oscura, cantada por Dante y luego en el eje central del libro, hace un recuento de los milagros de Jesús en la Biblia.  Fue grato repasar, conocer otros y versificar y ser testigo de ellos desde la lectura y también desde observar videos con las recreaciones de los mismos.  Me emocionaba mucho esto.   Las curaciones son diversas y polisémicas.   Yo fui operado de córneas y pedí mucho y puedo gracias a la fe y al trabajo médico, leer y escribir hoy día.  La tercera parte es la disposición a estar y buscar ese esplendor del divino pastor. 

Ahora bien, en los sonetos, hay alusiones a las migraciones, a la incredulidad, a la intolerancia, a las dudas; pero siempre con el regocijo en la palabra y en la fe que todo lo transforma.   Hay varios valores que resuenan en el libro, esa es mi intención”.

“Han pasado veinte años desde que tomé el compromiso de escribir poesía en serio. Dieciocho libros, dos antologías y muchos proyectos surgiendo y concretándose. Tengo más libros en preparación y esto es mi mundo”, Javier Alvarado.

¿Qué implica para usted la creación poética?

¿Me creerías si te digo que todos los días estoy creando? Leo, escribo, reviso y voy trabajando en mis libros. Para mi es una necesidad y ya un hábito existencial. Es una labor seria y disciplinada, una gran pasión que conlleva entrega y sacrificio. No importa si es verso libre y medido, lo primordial es que nos habite la poesía.

El Ministro de Cultura de Panamá ofreció publicar dos de sus libros.  ¿Se considera un profeta en su tierra?

Varios de mis libros se han editado en Panamá; pero desde hace algunos años, los premiados fuera de mi patria son desconocidos aquí.   Cuando el ministro de Cultura, Carlos Aguilar, me visitó le hice hincapié en este reciente, El Pastor resplandeciente y en Epopeya de las Comarcas, premiado en El Salvador.   En ese hermano país fui testigo de cómo mi libro con una temática social, pudo hermanarse con la tragedia de la matanza del año 1932 de los indígenas en Izalco y con la Alcaldía de San Salvador, fuimos a este sitio, conversamos con personas de la comunidad quienes lloraron y se conmovieron; y aquí y en otras partes, el libro era obsequiado al público. 
Al Ministro le ha encantado la idea y de y serán estos dos títulos el primer libro con el sello del Ministerio de Cultura; pero esta instancia es una de muchas que hay que suplir y complementar.   Hay mucho que publicar y reeditar de colegas escritores, algunos que han fallecido y otros que están vivos y cuyas obras tienen gran importancia.  La Academia Panameña de la Lengua y la Biblioteca Nacional están dando su aporte en esto.  Hay que incentivar a otras instituciones, empresas privadas y a mecenas altruistas.  Hay que patrocinar arte. Se tiene que publicar calidad. 
 Hay mucha mediocridad imperante.   Es inevitable recibir además de buenos deseos, críticas y acciones mal intencionadas, que no llevan a ninguna parte y hasta bloqueos en proyectos y en otras instancias.   Es lamentable.  Pero eso queda atrás luego de que te ocurran noticias como esta en España.  Sigo adelante y ahí voy.  P (r)o (f)eta con mis poemas y sonetos en mi patria y en los países donde me han acogido.  Tras los concursos, lo que busco, es publicación, la edición de mis libros, ya que es muy costoso.    Editar no debería ser tan difícil en Panamá.

POEMAS DE
EL PASTOR RESPLANDECIENTE

Y les habló muchas cosas por parábolas, diciendo: He aquí, el sembrador salió a sembrar.
Mateo 13  3

 
PÓRTICO

Este signo, tan creador y humano
es en mi boca, luz recién nacida;
es fuego y rama, fruta consabida
y baja desde el cielo hasta mi mano.
 
Escribir la semilla y su desgrano;
vertical tu parábola vertida,
este salmo de gracia concedida
va llenando el talego:  grano a grano.
 
Gozo y llamo la luz en desmesura.
Tu palabra de Dios en mí resuena
y tu ímpetu me vuelve gran locuelo.
 
Me invades con tu paz y tu frescura;
el fulgor de tu cielo a mí me llena
y mis versos te dejo en arroyuelo.

Dios me llega en la voz y en el acento.
Evaristo Ribera Chevremont
 
 
I
 
En medio de la vida, en selva oscura
invocándote, Dios, en mi desvelo;
se me hace ya lejano todo el cielo,
lo terreno es en mí, la desventura.
 
Irrádiame este ser y su natura
con sermones de fuego y terciopelo.
Van mis rimas de fe con mi deshielo,
un cántico se expande en la llanura.
 
Exhausto del pecado y los aromas;
te invoco desde abajo donde subes.
Es tuya la sed que me reaviva.
 
Espléndeme tus gracias y palomas.
La corona del círculo de nubes.
Soy criatura que tiembla de estar viva.
 
 
¡Toda la tierra tuya sabrá que perdonaste¡
Gabriela Mistral
 
II
 
Soy criatura que tiembla de estar viva
entre los brazos tibios del Cordero,
una oveja agrupada en ventisquero,
el salmo que ya nutre y ya se activa.
 
La fogata del tiempo que se aviva
el hermoso pastor que es consejero,
que conoce las rutas y el sendero
que coloca este canto en mi saliva.
 
¿A dónde va mi cuerpo cuando empieza
este goce estival por todo el mundo?
¿A dónde voy con él en su cadena?
 
Tirito por su pecho con terneza;
me aferro a su dolor meditabundo.
Es su perdón, lo hermoso de esta escena.
 

La llamo sacramento del ser y sembradura
José Guillermo Ros Zanet
 
VI
 
Es fuego bueno, fiel la quemadura
de esta lámpara simple que miramos.
Eres tú, mi Señor, nos alumbramos
con tu lis de beldad, la sembradura.
 
Cuando el alma presiente su tristura
es tu verbo que siempre proclamamos;
tu dolor en la cruz que ya abrazamos
este ceñir en ti, la ligadura.
 
Porque eres tú la trama del invierno,
porque eres tú la rima del verano,
eres esa estación que me sostiene
 
como el vuelo del gran halcón interno,
como el laúd que vibra en el pantano.
Es tu cuerpo, que, al mío, ya se adviene.
 
 
XII
 
Dime si tu jardín o ya la fronda
destinaron mi cuerpo migratorio
a otro país de vino laudatorio
donde olvidar no pueda, aunque me esconda.
 
De tu tierra, su forma, en mí, redonda;
no me dejan rotar, en laudatorio
cuerpo con cuerpo, en luz, celebratorio
y un soneto solar te corresponda.
 
Yo, luciérnaga, en son contemplativo
titilaré en tu mano por la causa
de tomar por ti, el cielo y sus ofrendas.
 
El tiempo rotará y tú, pensativo,
seguirás.  Y el amor mudará en pausa
sus días, meses, años y calendas.
 

Una revelación me hicieron en secreto
Y su eco furtivo captaron mis oídos.
Job 4-
 
  
XVIII

Es un cántico, un himno, la alabanza,
un sonido que esplende con su aroma
con el vuelo solar de la paloma
es nuestra plenitud, es una danza.
 
Son sílabas que vibran con ultranza
es cántico de roca y de saloma,
un astro que en crepúsculo se asoma
un diálogo que crece y se abalanza.
 
Porque por lo terreno yo enmudezco;
los vocablos me lanzan a su sismo.
Solo te escucho en crepitar de llama.
 
Convérsame, Señor, que yo me ofrezco
a escribir la oración en el abismo
y la erguirás con resplandor de flama.
 
 
No sois vosotras, claras, altas
voces las que os pasáis
del sol que cae, es mi alma
Juan Ramón Jiménez
 
XXV
 
Es el temor que tengo a la borrasca,
el ímpetu de sollozar mojado,
el céfiro que tiembla desgarrado
hace marchar el tiempo y la hojarasca.
 
El ventarrón que muge y se atarasca,
el aguaviento blanco y desbocado,
es galerna en mi mundo sollozado,
es vendaval que gira en su nevasca.
 
Es en mi caminar o ya en la barca
en donde tú apareces tan sereno
ordenando la calma y toda calma
 
cuando el agua sosiega y ya se abarca
en éxtasis bendito, sacro y pleno;
contrita esta serenidad del alma.

MÁS SOBRE JAVIER ALVARADO EN 400 ELEFANTES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s