Andrés Cisnegro aparece con Zarrapastra [Mapa de obra[

Poesía reunida del escritor mexicano Andrés Cisnegro por el sello editorial 400 Elefantes. Una selección de su poesía

Sexus barbaru

Para todas ellas que viven en ti,

y aún no conozco, y que conoceré

por tus propias manos.

I

Me pides que me ponga otro nombre.

Que hoy no basta con Andrés para llenar

el vaso de tus manos.

Me lo pides con la boca cerrada

sólo con tus ojos me lo pides

mirándome con un poco de ira,

con la molestia de un ansia guardada

entre tus labios tensos

y a la vez un poco húmedos.

Me pides que sea otro nombre.

Uno más, otro: que no basta Danton,

que no es vasto Soren

y yo con ellos,

cada uno con distintas partes de mi cuerpo,

te frotan, te levantan las piernas

con la punta de sus dedos

te cubren de alfileres

y en la oscuridad de tu boca

no alcanzo a distinguir cuántas mujeres me hablan,

me tocan con tus manos.

No alcanzó a distinguir cómo la muerte es tan breve

y al mismo tiempo el flujo infinito de las lenguas.

II

Nuestra desnudez parece una plaza

donde hombres y mujeres

sin tinturas sobre el cuerpo

se aman. Penetrándolos

las cosas tristes de una ciudad

lamen de sus múltiples heridas las aguas

que debajo de las puertas brotan, y el aire

con sus collares entrelazados

cubre las grietas que en sus paredes de yeso

suave, aún fresco, se abren,

las llagas de sus paredes rojas,

más aún por la lluvia rojas,

azulado sol en sus bocas que muerden la nuca

de animales dormidos

hundiéndose en la plata de los charcos

igual que un perfume de mil bellezas muertas

] extractos de la piel, todos los aromas

que jamás podrán dormir en una palabra [

impronunciable como un ruido

brotando de las gemas del placer

que empujan a la carne hacia el abismo

de un incontenible deseo

y provocan los órganosse besen para levantar

una ciudad en armas.

Escucha cómo hacen la revolución

los cuerpos que se aman dentro de nuestros cuerpos

mira cómo mezclan sus resinas en esta plaza oval

que entre despierta siente el tirón profundo

de un nervio líquido

de lo más espeso de todas las savias,

de los ríos que brotan

de todas esas mujeres

que espiran en los ojos,

y que amaré la última noche en el último orgasmo

de una hermosa mujer anciana

con cicatrices de guerra y mirada hirviente,

a quien entregaré mis últimas manos,

mi último par de labios, el último tacto de todos

los hombres que moriremos en batalla,

para que ella pueda cerrarles los ojos

y llenarles la boca con agua,

para que esa última noche

cuando llegue la muerte

con sus invisibles manzanas,

ella sea tan profunda

como el infinito camino de sus ojos

] como el infinito camino en el que caben de noche

todos los seres [.

Mi nívea fémina

Mi todavía durmiente niña

pequeña aún

bajo la capucha roja

de mi corazón

una uva azul sobre sus labios

solo mordida por el mar.

Me llama Andrea

y brilla con su diamante sobre mis ojos

me hace sangrar con su risa

cuando la imagen en el espejo

con los ojos de un anciano me refleja

] a punto de morir [

y ella sin deseo ni miedo

me observa atravesar el agua en el muro

la puerta de sombra

en donde duerme el niño

que una vez con Andrea nació

 mientras

debajo de la carne ella crece nervio de frutos

mano de órganos

 púrpuras

árbol que sobrevive

en la cuarteadura de sus labios

para florecer en la oscuridad de un beso.

Está allí, intocada.

Andrea sombría

en una lágrima de cristal

a punto de nacer del capullo

de un útero

 invisible.

De Sexus Barbaru

(Cisnegro, 2017)

Mand Alaalad Nam

Jung pensaba que el mandala

representa el equilibrio o caos

de la psique, pero es sólo clave de acceso

al mundo de los muertos

donde la i ∫ mago es una forma de vida

y ochenta años una persona que se sienta

en la orilla de la cama

para mostrarte su mano:

mandala, astilla simétrica es

perfección

cono u orla, llave

para entrar al jardín de los espectros, dice.

Limitrofías

Historicidad de la muerte de cada uno

[ de los diminutos demonios

] o espíritus [ que han sido asesinados en las rúas fantasmales

de la Metrópolis donde los faroles son humanos ahorcados.

Partitura para un corazón de viento

Suma neriva spectro ena nima

tuva do fegu i vento vitro e traza

savateri terso esvora in ergum

trina revolta la mer ome ntriga.

Y el nervio espectral se enciende

en la tuba del viento, con la flauta en llamas

para moldear el instante que se esfuma

en los ojos que en sus picos los pájaros llevan

para entonar su revuelta canción

entre las redes del mar.

Navir ovento fertu raretza in arvos

runa espeli cto esfira tegu omnes

noven cardeli semo al rizo velu

retumbi eli centru tua carvela.

De un zepelín surge el raro espécimen

no del juego de las piedras sino de los seres

que cayendo —entre los cortinajes que ocultan

los andamios del mundo— expiran

en lo abismal de tu oído.

Coralic torem festo ino animanta

citura serum compelio tirasine

fardomi racimo do afante furia.

Y enreda en sus dedos el camino del nombre infinito

para cortar en dos el capullo del tiempo,

la vibrante elipse : la elegante furia.

El jardín de las medusas negras

] fragmento [

La medusa entre psiquiatras

o filósofos con bisturí, es balsa

rejilla, la mar al mismo tiempo

ovo quebrado, cauda de onda

elipse, zigzag, la greña del fuego

cola de cometa o trenza de infinito

portal hacia lo imposible, bulbo lumínico

] el arca en el que viaja cada sueño [

la medusa, hongo mantarraya

enjambre de cabellos ceniza

sol que se urde grito al compás de la luna

con su mano de vidrios estelares

ansia que palpa la piel de zapa

islote del deseo, el misterio

en una caja sin fondo

donde la lengua de un árbol

ondea en un río, larvaria

entre la tierra fosfórica

fantasmal, sábana al viento

o paracaídas de leche

glande suave, pezón dulce

diente de elote azul

con miel de piloncillo

huitlacoche de palabras

el ruido parabólico de un verso

o una canción radial, submarina

la aguda aguja que hila

ambos lados del túnel curvo

del ojo cuántico

lo oscuro

entre los labios cuando ova la luz

las cuatro úvulas que se cruzan

entre los nudos de la telaraña,

rueca de besos, grama que cuando nace

zumba en silencio, grana

pixel sonoro, tormenta de asteroides

heptagrama, lluvia de fonemas

lazo de grafías, danza el ruido

sintáctico, cauce frínico

de las vibraciones que suben

al campanario de Hitchcock

telón o falda, escalera sin fin

el oído que se ova significado

me atormentas con tu dolby

atroz búmeran de frecuencias

átomo trazado en lo cardinal

de las retinas, derrumbe nuclear

carne de luz, te muerdo, me atraviesas

por el ombligo de lo que lleva la cabeza

ahí estamos más cerca de lo lejos

puerta al más inhóspito cosmos

salud, medusa agave

agradezco tus aves de éter

la suave savia, el laberinto

de la memoria en su eterno loop

sapo que se desdobla en lo que salta

y en donde cae, mismo verde

panóptico cercado

en el guiño del que mira

cómo el hielo también es agua

y el rostro en el lienzo del frío

una bandera boreal

el moño de un ahogado,

el rehilete filoso de Coatlicue

x’tabay, flor de mar

me llamas y un árbol

quiebra la piedra

de mi corazón

médula de fuego

anémona que palpo

en el oscuro jardín

fractal de la neuronas

medusa fungi

eres la carne del espacio sidéreo

y nosotros somos

el trayecto mediante.

 *

Esfericidad de la palabra.

Partículas o tensión de las partículas.

Trenza de sucesión sonora.

Cada pulsión se hilvana

a otra ⸻y significa.

De qué modo encaja ese ruido

este chillido compuesto de unidades fonéticas

con la percepción que se traduce reacción
un reflejo, un instinto. El reflejo

es una reacción. Nuestros rostros una pregunta

el rostro en que nos vemos un respuesta

que es una pregunta ante sí misma.

La palabra al igual que la cara

no se significa sino hasta que es “vista”

color del sonido: “escuchada”.

*

Eva que es ave, abre la manzana

que significa porque es semilla

sema, xema, gema, maná

fruto, fruto que es esfera

y contiene significado

fruto que es crisálida

génesis de sí, ser que se despliega

y en su reverberación de alas

cruzadas en la silueta

de la manzana, de la manzana

partida en dos, ese punto, esa corchea

esa nota suspendida en el todo, en el blanco

esa esfera roja, representando el sentido

en el siseo del infinito que se trenza

que muestra entre las grietas

de las ramas de los árboles

esa gota de ramo de sangre

que verbera en la piel verde de la fronda

cada hoja un poro y de pronto

esa liquidez del tiempo

encapsulado en una

—tal que el flujo de lo líquido se vuelve sólido

tocar el agua en cámara lenta

es acariciar el lomo de un árbol

entre su pelambre de resinas

y su corteza de ámbar, ave que es viento

la palabra se vierte en un círculo vacío

anulado, borrado, se vierte en la nada

en nadan, ahí. Donde florece

y ] suena el claxon de un auto

a alta velocidad, casi amarillo [

brota el diamante de alguna raza

antigua y radiante, oscura y ardiente.

Hacia dónde va el sol, hacia dónde se dirige.

De El jardín de las medusas negras

(Clan-Destino, 2018)

Andrés Cisnegro, pseudónimo de Andrés Cisneros de la Cruz. Ciudad de México, 1979. Poeta, ensayista y editor. Estudió Letras Hispánicas en la UNAM y Comunicación Social en la UAM. Ha sido incluido en más de cincuenta antologías. Fundador del Debate Abierto de Crítica Poética, creador del Torneo de Poesía Adversario en el cuadrilátero, los Miércoles Itinerantes de Poesía y el Premio Latinoamericano de Poesía Transgresora. Colaborador del programa Luces de la ciudad (en la Hora Nacional) y Radio Etiopía.
En 2013 participó en el ciclo de Poesía en Voz Alta. En 2017 realizó la Caravana Nacional de Poesía Colmillos de Musgo, que recorrió en 90 días tres localidades por cada uno de los 32 estados de la República Mexicana, documentando movimientos independientes de poesía. Ha impartido talleres de poesía en el IPN, UIA y en espacios comunitarios. Como periodista fue parte de la mesa de redacción de El Universal y El Independiente, y colaborador de la revista Bucareli 8 y Chilango, así como investigador de poesía especializada, para la Gran Fiesta Internacional Ajedrez, UNAM 2012.
Le fue concedido en 2016 el reconocimiento Prometeo Sur (Premio al Fomento de la Cultura, la Ciencia y el Arte), así como el reconocimiento a la trayectoria literaria por parte de la Sociedad de Geografía y Estadística del Estado de México y las Casas del Poeta A. C. en 2019. Segundo lugar en el Certamen Internacional Relámpago de Poesía Bernardo Ruiz, 2008; mención honorífica en el Concurso Nacional de Poesía El Laberinto, 2004, y en el Concurso Nacional de Poesía Jaime Sabines, 1999.
Segundo lugar en Premio Nacional de Poesía Temática Tinta Nueva 2011.
Suma quince libros de su autoría publicados. Cofundador de Verso Destierro y editor online de Blanco Móvil (2015-2019). Ha colaborado en suplementos y revistas de México, Argentina, Portugal, Venezuela, Nicaragua, Chile y España. Su poesía ha sido traducida al náhuatl, inglés y al portugués. Actualmente es operador del proyecto múltiple Cisnegro. Lectores de alto riesgo y cátodo editorial de La Piraña.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s