Santiago Molina: “porque amo esta condena de ser espectador”

CABEZA DE MUJER SANTIAGO MOLINA Los  viejos maestros  nunca   descansaban de par en par abrían las ventanas de sus  talleres en la claridad retomaban  el dibujo  de la vigilia una  cabeza  copiada  de  sus  oníricos cuadernos   los  viejos maestros soñaban formas imposibles estudiaban  todos los matices del  verano en el jardín todos  los claroscuros…