La noche del cuerpo

 

seduccionDavid Huerta

En la noche del cuerpo se preparan
los alimentos de Dios,
la cena carmesí de los esclavos, el místico bocado
de los turbios amantes- sudor, lagrimas, mierda- el humus lento, el ovalo marchito,
el resto naufrago del visionario,
el regalo sedente
que se posa en la tierra- un vapor de Demonios
rodea los Testimonios. En la noche del cuerpo
se preparan de nuevo
para sus explosiones
diurnas, para el momento
en que habrán de salir
entre el humo feroz de su estallido.

Escena de costumbres

David Huerta

La región que buscabas en el azul del sábado es una reliquia
desprendida del corazon húmedo del aire: una zona de poca
fortuna
Para la riqueza de tus manos —rectas y dolorosas, metidas en el azar
de un brusco acercamiento
o penetradas por el disturbio de una desnudez que nadie sospecharía. Ahora tu escena es una composición de velocidades e imaginaciones
nuevas:
accidentes de cacería, oscuros trapos, paredes repletas para tu ojo
sin costumbre. Tu cuerpo es un vino que atravesaba la confusión de cuerdas y
relojería sin manchar el mantel,
una medicina en la atmosfera de cabellos del sábado, una pálida risa
que se desvaneció detrás de ti.
Escucha como se propaga la escasa conversación de los otros,
tensa en las bocas cuidadas para la muerte, ilesa y reflejante
como una gastada maquinaria sobre la carne del mundo,
tocada una y otra vez por la salud y el orgullo, invadida
por un enorme paisaje conmovedor.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s